HOY SE PARA EL MUNDO

NACH0 COTINO

La acumulación de partidos desde el paréntesis navideño, coincidiendo con la imponente envergadura de los rivales que proponía el calendario liguero y la exigencia de la Copa se le ha hecho bola al Valencia de Marcelino y se está pagando caro el disponer de una plantilla corta. Si, además, el grupo se ve mermado por la multiplicación de lesiones, la cuestión se complica y así han venido resintiéndose los resultados. La sangría de goles encajados ha terminado por propiciar que el equipo viva concentrado en la necesidad de mantener la portería a cero. Aún así no lo está consiguiendo: para ser sinceros, tanto el jueves pasado en el Camp Nou como el domingo en el Metropolitano se trabajó muy bien en defensa y solo un destello de talento abrió la puerta al gol del contrario. Nadar para morir en la orilla. Algo muy distinto sucede en fase ofensiva en la que ha desaparecido el método, la velocidad y el talento a la hora de buscar la puerta contraria hasta el punto de que el domingo Oblak se dedicó a hacer turismo bajo su portería. Más allá de echar la culpa a los malos arbitrajes y de otros subterfugios recurrentes con los que evitar la autocrítica, es evidente que hay mucho trabajo por hacer y mucho que mejorar para recuperar las sensaciones de principio de temporada, pero también es cierto que el equipo de Marcelino firmó una primera vuelta tan descollante que el colchón de puntos acumulado entonces le ha permitido llegar a este instante de la temporada con el colchón más delgado pero en puestos Champions y a las puertas de una normalización del calendario, que permitirá un trabajo algo más sosegado a medida que se vaya vaciando la enfermería . Si además los perseguidores inmediatos en Liga contribuyen con sus malos resultados a mantener el tipo, esta mala racha... lo es menos. Vamos, que no viniendo nunca bien encadenar tres derrotas consecutivas , desde mi punto de vista, no nos encontramos ni muchísimo menos ante una catástrofe y el cuadro de Marcelino -siempre que no se duerma y recupere la efectividad- podrá seguir porfiando por la meta que hay que alcanzar sí o sí a finales de mayo: volver por la puerta grande a la competición europea como equipo de Champions. Mucha Liga por delante y mucho que mejorar pero... esta noche se para el mundo. Desde el club se han hecho todos los esfuerzos posibles para echar agua al vino volviendo a maltratar al aficionado con decisiones tan erráticas como inexplicables pero... ni Murthy ni Kim Koh se van a vestir esta noche de corto para defender lo que hoy hay que defender. Con total humildad le pido: vaya a Mestalla a dejarse la garganta o júntese en el local de su peña, en el de su falla, póngase la camiseta y empuje hasta donde el corazón le lleve. Aunque haya quien siga sin entenderlo, usted sí sabe lo que significa una final.

Fotos

Vídeos