MUDANZAS SCOTT RUMBO A VALENCIA

ANTONIO VERGARA

Cataluña, y Barcelona en concreto, están de mudanzas. Hay dos grandes santos - San Ignacio de Loyola y Santa Teresa de Jesús- a quienes se les atribuye esta pragmática frase o pensamiento: «En tiempos de tribulación, no hacer mudanzas». Por ejemplo, si la tortilla de patata no le ha salido bien, inténtelo de nuevo y no se le ocurra ir al bar de la esquina a comer una. Será todavía peor.

El consejo de uno de estos dos santos es de carácter más bien doméstico e inmobiliario. Recordemos que Santa Teresa de Jesús fue la primera agente de la propiedad inmobiliaria de España. Por tal circunstancia es la patrona de esta profesión. A ella le debemos un libro estupendo y periodístico: 'Las Fundaciones'.

Yo mismo tengo el título oficial de agente de la propiedad inmobiliaria. Lo obtuve en Madrid, en noviembre de 1964. Por las noches iba al Whisky Jazz Club (Marqués de Villamagna, 10), abierto en 1960, a escuchar al saxo tenor Dexter Gordon, en la madurez de su carrera. Tres noches consecutivas de gloria.

«Quien no ha conocido la vida y a Dexter Gordon antes de la revolución, no sabe lo que es la dulzura de vivir». Frase del diplomático y estadista Talleyrand, adaptada a mi manera, el leitmotiv de la primera película de Bernardo Bertolucci, 'Prima della rivoluzione' (1964).

Ni Puigdemont, ni Oriol Junqueras, ni todos los 'capos' independentistas del Govern Català y otras instituciones públicas, conocían este aforismo de Tayllerand y se van a quedar sin la dulzura de vivir, sin Dexter Gordon («Desiderio, siempre alegre y nunca serio», solía chapurrear en su norteamericano de Los Ángeles) sin 'Estat Català' ni República. Han desafiado a un Estado moderno y democrático. El Mozo Trapero, al frente de sus 'mordiscos' ('mossos') le tomó el pelo al Gobierno el 1-0. Puigdemont proclamó la Independencia y la aplazó a los 15 segundos, al estilo de un 'coitus interruptus'. Etc.

Y el Estado y el Gobierno dijeron que hasta aquí llegó la riada. Así que se preparen los sediciosos y rebeldes. Título del spaghetti-sardana, 'Hasta que llegó su hora'.

Coincidiendo en el tiempo, casi 400 empresas se largaban del 'oasis catalán' en menos de 48 horas. Seis de las siete empresas catalanas del Ibex 35 -excepto la multinacional farmacéutica Grífols, que duda entre su cartera y su corazón soberanista-. Algunas -no todas- pagarán sus impuestos en las ciudades españolas de su exilio.

La mentalidad aldeana, rústica, torpe y fanática de los nacionalismos políticos no conoce límites. En el momento de escribir este artículo me llegan varias noticias sobre nuevas mudanzas. En ciertos casos me he ofrecido como intermediario -cobrando el porcentaje legal- enseñando mi título de agente de la propiedad inmobiliaria de Valencia y su provincia. Veamos:

Tres empresas de salchichón de Vich pretenden instalarse en el Polígono de Fuente de Jarro (Paterna).

Para prevenir una profanación o que la CUP la robe para colocarla en el domicilio de Anna Gabriel, una de sus jefas/jefes, y farde ante sus camaradas diciendo que es una escultura de genuino arte negro que compró en la República de Eritrea (acrisolada dictadura), la Virgen Morenita ('Moreneta') de Montserrat, cuya abadía benedictina irradia independentismo, acompañará a nuestra 'Geperudeta' en la basílica de la Virgen de los Desamparados. Hermanamiento de los países catalanes y rechazo de la xenofobia.

Varios importantes restaurantes han decidido abrir en Valencia. Via Veneto, junto a Rausell, y El Celler de Can Roca, al lado de La Marcelina.

Mudanzas Scott, el nombre de la empresa valenciana encargada de la logística, traerá los cinco tomos completos con la receta secreta de las patatas bravas del bar Pajaril de Manresa (donde nació Joan Ribó) y varias merenderas repletas para su consumo a media mañana en la casa consistorial.

Finalmente, un librito con epigramas de Carles Fages de Climent, un ingenioso franquista. Este es hilarante, antinacionalista y anticomunista: «Noia prudent / si és soltera /, du tapada la ratera». El librito lo custodiará el bibliófilo Rafael Lahuerta Yúfera en la tertulia valencianista del bar Torino.

Fotos

Vídeos