Momento de ganadores y colocados

Jorge Pérez en Algemesí y Román en Madrid (abajo) le ganan el pulso al futuro inmediato. / APLAUSOS BRUQ
Jorge Pérez en Algemesí y Román en Madrid (abajo) le ganan el pulso al futuro inmediato. / APLAUSOS BRUQ

Enrique Ponce, Román y Jorge Pérez ganan posiciones para la temporada próxima

JOSÉ LUIS BENLLOCH

La temporada cabalga su último tramo. Los éxitos en estos momentos tienen un valor añadido para los toreros. Perduran. Los triunfos rotundos, claro, que muchas tardes se revisten de triunfos actuaciones que no son más que cumplidoras. Lo que pase en este tiempo serán las claves principales sobre las que giren las tertulias invernales que los engrandecerán definitivamente. Siempre fue así, lo que sucede desde septiembre hasta el Pilar, incluidos los fracasos, parece tener pegamento en la memoria de los aficionados. Incluso en la de los empresarios que empiezan a pensar en las primeras ferias por mucho que digan que no. También en el apartado de los apoderamientos, tanto para romper los que no están contentos como para buscar nuevas alianzas. Valladolid, Salamanca, Albacete, Logroño y naturalmente Zaragoza son plazas que siempre cotizaron alto en la bolsa taurina. Ha habido toreros que dominaban ese tramo como ningún otro, que arreaban fuerte en esos abonos y quedaban perfectamente colocados para el arranque siguiente. Joselito mismamente como ejemplo más evidente. Son los colocados y ganadores.

Bajo ese prisma los valencianos están dando el do de pecho. Ponce que ha cumplido su mejor temporada de muchos años, aunque su estatus ya está por encima de cualquier coyuntura, se ha convertido en más imprescindible que nunca, más que cuando arrancó la temporada. Román que arrancó el año con escasa atención por parte de las empresas, se ha erigido en la sorpresa grata del fin de temporada. Sus triunfos iniciales en Pamplona, Valencia, Bilbao y últimamente Valladolid, Madrid con reincidencia y Logroño, le ha permitido echar la delantera a muchos de su generación que aparecían comos los lideres de un relevo que desde ya tiene con él un nombre nuevo para opositar a la mayor. Y en otro nivel, apenas ha salido del cascarón torero, habría que situar a Jorge Pérez, ¡que le pongan un alias por favor! un torero, con perdón de su familia, merece llamarse algo más. Llegó a Algemesí como poco más que un invitado, con las miradas de todos los aficionados puestas en sus compañeros, y se erigió en gran protagonista tras despachar al sobrero de la feria. Dame un novillo y edificaré una historia. Y es lo que hizo. Así que podrá pasar el invierno con el respaldo de su hazaña, que como tales se cuentan éxitos como el suyo, «Te acuerdas de aquel día en ....» y relatarán, si todo sigue en progresión, como apareció el tal Jorge Pérez -¡que le pongan un alias, insisto!- hambriento y bravo, dispuesto a triunfar por lo clásico o por lo tremendista, como siempre se hizo. Y claro, con esa disposición, triunfó. Como ocurre con Román y los del relevo, los de la nueva cosecha, entiéndase como tal a los alumnos de la Escuela, tienen una nueva marca, otro colega del que ya se habla sin parar dispuesto a hacerles la competencia. Ahora, además de Borja, de Polope o de Miguelito está este tal Jorge. Que no se descuide nadie.

Lo de Román en Madrid ya son palabras mayores. Todos hablan de la pena, de la Puerta Grande que pudo ser y se esfumó a cuenta de un feo espadazo. Hubiese sido la segunda de este año, pero hay otro dato incontestable y definitivo que llena de gozo, el valenciano lleva cortadas seis orejas en Madrid, cinco de ellas como matador de alternativa, tres este año. Ni que decir que ha habido toreros de los de ringo rango que se retiraron sin catarlas.

Enrique Ponce por su parte ha tenido que parar, ayer no pudo actuar en Zafra, una nueva lesión en el aductor derecho que se le detectó durante su ultima actuación en Sevilla, plaza rendida por fin al valenciano, le ha aconsejado suspender la actividad «hasta su completa recuperación», dice el parte médico. La intención del diestro en estar a punto para la feria del Pilar donde el año anterior cuajó una de sus mejores faenas. Su posición está más que consolidada, pero estos éxitos impiden cualquier tipo de desgaste que el otro toro con el que se enfrentan los veteranos. Así que el año que viene otra vez Ponce.

Fotos

Vídeos