MODELO LIM

NACHO COTINO

Peter Lim , a base de golpes, fracasos y también algún acierto, está llevando a la práctica un modelo deportivo con el Valencia CF verdadera y accidentalmente innovador. Su intención inicial se fundamentó en el asesoramiento de su amigo Mendes para construir un equipo que aquí esperábamos potente -porque así lo habían pregonado sus voceros- y que, posiblemente, en las dependencias de Gestifute se concebía como una plataforma de lanzamiento para sus estrellas incipientes. Pero, las vicisitudes y fracasos padecidos en piel ajena -el aficionado valencianista y no él, agazapado en su mansión de Singapur- le llevaron a recoger velas de cara a la galería para restituir la figura de un director deportivo. Pero todo esto no pasó de ser una representación teatral ya que ni Pitarch ni 'Talín' pintaban gran cosa pese a que se empeñaban en aparentar lo contrario. Llegados a un punto de indefinición que se complicaba cada día más, en Singapur se avinieron a recibir asesoramiento de la LFP y desde allí se promocionó la figura de Alemany para poner orden en el disparate deportivo en el que vivía el club. Porque Alemany está en el Valencia para llevar a buen término una política deportiva lógica con la dificultad que entraña armonizar las contingencias propias de un club de la dimensión del Valencia con aquellas más exóticas que vienen dictadas desde Singapur y/o Portugal. Se trata del alumbramiento casual de un modelo deportivo novedoso y complicado en el que el mallorquín está desplegando su mejor repertorio como equilibrista. Organizar la casa, la compra y los menús del día a día con el mayor sentido común y, al mismo tiempo, tratar que el inevitable capricho dominical del amo no trastoque el equilibrio sino que contribuya a la felicidad de toda la familia. Porque eso es lo que viene sucediendo: Marcelino y Alemany se arremangaron en verano, obraron una metamorfosis milagrosa de personas y de conceptos para cambiar el errático rumbo del equipo y... a la hora del postre se presentó Lim en Valencia para poner sobre la mesa la 'cuota Mendes'. De ahí que apareciesen en escena Guedes y Pereira. No es el sistema inglés, ni el tradicional español ni nada que se les parezca. La clave es Alemany, su coordinación con Marcelino y ahora con Pablo Longoria y de su mano izquierda para torear en la Maestranza y la plaza portátil de pueblo con la misma habilidad pero... sin darse importancia: porque un exceso de protagonismo despertaría los celos de quienes se consideran los salvadores del Valencia y de sus 'enviados especiales'. El modelo puede parecer algo extraño pero es el que rige actualmente en el club. Como siempre, lo importante es el resultado y, hasta la fecha, lo está sacando con buena nota. Si, además, la aportación de Singapur se llama Guedes y no Aderllan Santos... todos contentos. Ahora falta otro modelo para hacer el nuevo estadio porque Alemany sólo interviene en el fútbol.

Fotos

Vídeos