LA MITAD ES MUCHO

KIKE MATEU

Aquí estamos. Mitad de la liga consumida y la mitad de la Copa superada. Y esto de 'la mitad' es como la botella; la puedes ver medio llena o medio vacía. Marcelino apuesta por la recurrente prudencia del que no ha conseguido nada y así garantiza el empate. Y, como la Copa depende de un montón de circunstancias, sorteos y rivales pero por contra la Champions ya está encaminada, 'más vale pájaro en mano que ciento volando'. Y así mantiene su irrefutable discurso. Pero luego hay otra realidad que a nadie escapa aunque no se pregone. La mitad de temporada liguera que queda es mucho -pero mucho- más fácil que la primera. Y acudo a Perogrullo para argumentarlo: ¿Será más fácil jugar 19 partidos con nueve puntos de ventaja que jugar los 19 primeros partidos la liga con cero puntos todos en el casillero? ¿Será más fácil ganar partidos con el equipo ya hecho que cuando empezó la liga y el melón estaba por abrir? ¿Será más fácil ganar los domingos si no juegas competición europea que si te lo juegas todo en Champions o Europa League en febrero y marzo? Pues, como a todas las preguntas la respuesta es igual de sencilla y evidente, acepto el discurso de Marcelino porque es su obligación, pero a mí qué me van a contar: la Champions es ya un objetivo incuestionable y la Copa un título por el que morir con todo. Porque ya solo queda la mitad del trabajo. Por cierto, que no pasen más líneas sin escribir sobre el asunto Lerma-Aspas. Dando por hecho que Lerma no miente, me parece vomitivo -del verbo vomitar- que en pleno siglo XXI un señor utilice el color de piel para atacar y herir a otro. Fuera del fútbol gente así. Y me parece cobarde y rastrero que, como explicó Lerma, el árbitro lo supiera todo y no escribiera ni una palabra en el acta. Si se lo hubieran dicho a él, tenemos acta, anexo, expulsión y 20 partidos de sanción. Fuera del fútbol árbitros así. Y me parece todavía más cobarde la respuesta del Levante que, como institución, le ha dedicado tres líneas de defensa a su jugador en forma de comunicado. Tres líneas, señores. Vergonzoso que, en un asunto de extrema gravedad como éste, el club no abandere una defensa a ultranza de forma pública y jurídica. Es decir, denunciando en la Liga y en los medios de forma directa y clara en lugar de esperar a ver si la Liga actúa de oficio y así yo no hago ruido ante papá Tebas. Hay muchas formas de defender a los tuyos: con lo justito o con los tanques. Es la diferencia entre ser valiente y cobarde. Como, por cierto, sigue haciendo el Valencia con la memoria del president Jaume Ortí: seguimos esperando la diferencia entre homenajear con lo justito un fin de semana a la figura del eterno president y honrar su memoria para la historia de la institución. Aunque aquí se cuestiona la dignidad y no la cobardía.

Fotos

Vídeos