MEJORAR DESDE EL GANAR

KIKE MATEU

Nadie esperaba lo de Málaga. Sí el resultado, pero no todo lo demás. Y este sentimiento seguro que lo compartiría hasta el propio Marcelino. Porque ganar está muy bien, pero como llegas hasta los tres puntos también importa. Básicamente porque si has merecido ganar no has dependido de la suerte y si es al revés la diosa fortuna ha estado de tu lado. Y el entrenador del Valencia es el primero que dice creer poco en la suerte. Por eso es importante analizar los partidos de forma individual. Para mejorar lo que no está bien. Y, si en casa del colista el Valencia fue peor durante gran parte del partido y no llegó a portería mientras el contrario metía dos goles -aunque le anularan uno- habrá que ser crítico para seguir construyendo. Me gustaría que el gran técnico del Valencia entendiera que cuestionar lo que no anda bien no es criticar lo general. Su equipo está haciendo una gran temporada y los puntos en la tabla no engañan a nadie. Y no se los cuestiona nadie. Pero si un día las cosas no van bien -aunque se gane- es necesario hacer un análisis justo y adecuado con la realidad del momento y no recurrir a la tan fantástica clasificación. El Valencia tiene un serio problema con los centros laterales. Le centran mucho y le rematan mucho. Y si aplicamos eso solo al balón parado lateral o a los saques de esquina la cosa se torna más delicada todavía. Es un mal que arrastra el equipo hace meses y no consigue cerrar el entrenador en Paterna y los jugadores en el campo. Cuatro goles de córner en los últimos dos partidos. Dos subieron al marcador y dos los anuló el árbitro con mayor, menor o nulo motivo. Pero eso significa cuatro remates francos en jugadas en las que la colocación y la concentración son las mejores armas contra los rivales. Y es evidente que o falla una de las dos cosas o fallan ambas. Preocupante en cualquier caso. Negar la evidencia sería un error. Marcelino no escapa a esa realidad, pero recurre a la clasificación cuando le cuestionan al respecto de las cosas mejorables. Y cuestionar no es atacar. Preguntar no es criticar. Dicho lo cual, días malos tiene todo el mundo y afortunadamente el Valencia esta temporada ha tenido pocos. No me pareció que mereciera ganar en la Rosaleda como tampoco en Cornellá. Pero poco más hay de injusticias deportivas que acabaron a favor. Pero, en cambio, me salen muchos domingos en los que perdió sin merecerlo; Eibar, Getafe, Villarreal, Real Madrid... lo comido por lo servido. Sumar en los días grises te lleva a los objetivos. Ayer me confirmaban que Marcelino es el entrenador que necesitaba el club y que se quiere contar con él mucho más allá de como y cuando termine la temporada. A un lado quedan los resultados finales ante el enorme trabajo y criterio que, desde el club, están viendo en el asturiano.

Fotos

Vídeos