Mary Beard

CARMEN VELASCO

Algunos consideran cansino y reiterativo que las mujeres alcen la voz constantemente en contra del machismo, de los abusos o de la violencia, pero estas manifestaciones, cuyo objetivo no es compartir acritud sino generar cambios, concluirán cuando ellas no sean asesinadas, maltratadas y humilladas diariamente. No es cuestión de pecar de personas ilusas, pero quizá haya llegado el momento de contradecir a la escritora Margaret Atwood cuando afirma que «somos mucho más hábiles para fabricar distopías, que para buscar utopías». A favor está el hecho de que los hombres cada vez más toman conciencia de la situación y se suman a combatir la desigualdad (social, económica, etcétera). La mala noticia es que todavía queda mucho por hacer. ¿Por dónde empezar? Hoy, domingo, lo más sensato sea leer 'Mujeres y poder', de Mary Beard, para descubrir, por ejemplo, cuándo y cómo fue la primera vez en la Historia que mandaron callar a una mujer, negándole la palabra. De los silencios del pasado, los rugidos del presente.

Fotos

Vídeos