Maniobra inaudita de Fuset

La inaudita encuesta encargada por el concejal Pere Fuset entre los representantes del mundo fallero vivió ayer su último capítulo, el de la revelación de las preferencias políticas del colectivo. Se cierra así el desafortunado círculo en torno a una iniciativa improcedente que nos informa de que las siglas que gozan de mayor predicamento entre los falleros son PP y PSPV. Si el objetivo era conocer los retos, problemas e inquietudes de un colectivo festero, en ningún caso tiene sentido que se acabe preguntando a sus miembros por los partidos políticos que les despiertan mayores simpatías, patinazo que sólo contribuye a empujar las Fallas hacia terrenos ajenos a su naturaleza, al margen de la evidente intromisión en la privacidad de los encuestados. Tiene su valor, aunque no suponga ninguna sorpresa, constatar que los principales problemas del colectivo son la relación con los vecinos, la viabilidad económica o la burocracia, pero carece de cualquier justificación que un Ayuntamiento pregunte sobre la intención de voto o la identidad religiosa.

Fotos

Vídeos