LÓPEZ SIMÓN, Y...

PEDRO TOLEDANO

La temperatura de la temporada sube enteros casi con la misma intensidad que el termómetro. La nueva generación de chavales con aptitudes está haciéndose notar aprovechando cada una de las oportunidades que se le presentan. Y algunos, como Lopez Simón, quien fue el banderín de enganche que rompió la miopía que afectaba gravemente al sistema establecido, y que estaba impidiendo una necesaria y urgente renovación, puso tanto corazón en el envite que a punto ha estado de ser devorado por el pernicioso oligopolio que tanto está frenando el crecimiento de la fiesta brava.

La decisión de López Simón de darle un nuevo rumbo a la dirección de su carrera, parece que le va a permitir seguir siendo ese referente de una apertura a nuevos valores, que ya nadie duda era más que necesaria. En sus últimas actuaciones está proyectando la imagen de un torero más sereno y profundo, lo que le está reportando éxitos más del gusto del buen aficionado. Por su parte, el jerezano Ginés Marín, con su frescura, curiosamente basada en las reglas más clásicas del arte de lidiar toros, está logrando que público y aficionados, tengan nuevos alicientes para acudir a las plazas de toros.

A estos destacados, les sigue un ramillete tremendamente interesante de nombres que ilusionan. Sin que el orden denote preferencias, pero sí méritos. El salmantino Juan del Álamo, es todo un ejemplo de constancia. Habiendo triunfado en las Fallas de 2016, no se le consideró en 2017 y, sin embargo, en el último San Isidro, se encontró con un gran toro de Alcurrucén, al que supo darle adecuada réplica descerrajando nuevas puertas que le eran infranqueables.

Los Paco Ureña, José Garrido, Morenito de Aranda, Álvaro Lorenzo, Javier Jiménez o nuestro Román, éste debe afinar más la espada, están en esa fragua que modela a las figuras. El esfuerzo es la baza que esgrimen. Dejamos para el final a Roca Rey, el gran aventajado de la nueva generación. Su entrega, apoyada en un sólido valor, sin embargo, debe dosificarla liberando de artificios a su toreo de calidad. Demasiados efectos especiales, vulgarizan sus grandes valores.

En conjunto, una generación que ilusiona.

Fotos

Vídeos