Ahora llega la hora de planificar

FERNANDO GÓMEZ COLOMER

Mantener la dinámica ganadora o, al menos, una dinámica positiva hasta final de temporada, asegurar matemáticamente la clasificación para la Champions League (virtualmente ya lograda), y tratar de superar el record de puntos de los Valencia de Benítez y Nuno, son alicientes suficientes como para que los jugadores no bajen los brazos, y con su rendimiento atraer el interés de todos nosotros en lo que falta de liga.

Porque este ha sido un campeonato nacional de liga raro, casi diez jornadas antes del final, y aunque no matemáticamente, el título está adjudicado, las cuatro primeras plazas absolutamente claras y hasta los puestos de descenso casi decididos. Muchos partidos de muchas jornadas, realmente intrascendentes, sin valor en la competición, jugándose nada y dejando y esperando que pasen lo más rápidamente posible.

Ni siquiera el Villarreal o el Sevilla FC mantuvieron el ritmo, desde el principio se comprobó. Plantillas que no alcanzan para niveles altos disputando tres competiciones, y ni andaluces ni castellonenses parecían en condiciones de pelear al Valencia en la clasificación. Y a pesar del delicado momento en el que afrontó el Valencia su partido en el Sánchez Pizjuán, aquella victoria acabó por afianzar definitivamente la obtención del objetivo del club.

Ayer en Butarque, uno más de los muchos partidos que podemos presenciar hasta mayo. Poca intensidad, poco ritmo, poco en ataque, poca participación de Parejo, de Guedes, de Soler, de Zaza, de Rodrigo, escasa profundidad de los laterales, poquísima producción en área contraria, pero victoria al fin y al cabo. Es que incluso nos enfrentábamos a un rival que también ha logrado ya su objetivo, diez jornadas antes de terminar, en tierra de nadie, y después de haber realizado un esfuerzo enorme para llegar donde llegó. Es normal la falta de chispa, de deseo. Sí, quisieron tras el gol del Valencia y gracias a los cambios de Garitano, algo más merecieron, pero ya no les dio para más, no acertaron. Tampoco los nuestros hicieron demasiado, robo de Kondogbia y zapatazo de Rodrigo. Cero uno y a esperar. No recuerdo ninguna parada de Cuellar, pero qué más da, si el resultado ya no es vital para ninguno. Sí, para el Valencia por lo que comenté al principio, pero para ellos, ni fu ni fa.

Se acercan los enfrentamientos con Espanyol, Eibar, Getafe, Celta, Deportivo, etc. No tan atractivos. Es cierto que debemos rendir visita a Barcelona y Villarreal, de mayor interés por supuesto. Aun así, sepamos convivir con ello, los jugadores se lo han ganado, y su tan anticipada clasificación entre los cuatro primeros, les otorga la posibilidad de cierta relajación en algunos partidos. Ojalá sean los menos, y esa tranquilidad les permita ofrecernos buenos espectáculos de aquí al final de liga. Por lo menos en los partidos que se van a disputar en Mestalla.

Y a planificar, logrado el objetivo de la Liga de Campeones, y borrador de presupuesto en mano, ya se sabe donde estaremos y en qué condiciones económicas. Hay tiempo de sobra para decidir y ejecutar de cara a la próxima campaña.

Fotos

Vídeos