Leopoldo asesino

ROSA BELMONTE

Una pancarta de 'Leopoldo asesino' es muy razonable. Siempre y cuando se refiera a Leopoldo II de Bélgica por sus tropelías en el Congo. Pero quien llevaba la pancarta seguro que no ha leído 'El fantasma del rey Leopoldo' de Adam Hochschild, que Malpaso acaba de reeditar en un precioso libro. Los de la CUP se presentaron ayer en el Ayuntamiento de Barcelona (se abordaba una proposición sobre la situación de Venezuela) con un cartel que llevaba la foto de Leopoldo López y «asesino» con un hashtag (luego defienden como presa política a la argentina Milagro Sala, capaz de partir a culatazos un cráneo en tres partes). Los de la CUP, que hacen estas cosas cuando no están oliéndose el sobaco, andan en la misma onda que los de Podemos. Monedero dijo ayer a Bustos que Leopoldo López no es un preso político sino un político preso. También había quien consideraba a Leopoldo II un humanista. Y Oubiña cree haber sido «transportista de hachís».

Fotos

Vídeos