Ana Karenina

CARMEN VELASCO

No hace falta haber leído 'Ana Karenina', de Tolstói, para saber que todas las familias dichosas se parecen, pero las infelices lo son cada una a su manera. El lugar común de que no se elige a los progenitores, a los hermanos, a los tíos, etcétera se puede combatir con películas. El cine ofrece los mejores y los peores familiares: el abuelo de 'Pequeña Miss Sunshine', el padre de 'Una historia de Brooklyn', las hermanas gemelas de 'El resplandor', las tías abuelas de 'Arsénico por compasión'... Las madres, por supuesto, protagonizan numerosos títulos recomendables y cada cual tendrá sus favoritas, como Sarah Polley en 'Mi vida sin mí' o Anne Dorval en 'Mommy'. Algunas de las mujeres reales que nos parieron se merecen todos los premios y Julita Salmerón es digna de un Goya. Ojalá 'Muchos hijos, un mono y un castillo', de Gustavo Salmerón, gane el próximo sábado el cabezón al mejor documental como reconocimiento a todas las madres fuera de lo común.

Fotos

Vídeos