JUECES IMPLACABLES

MIKEL LABASTIDA

Resulta imposible no empatizar con los concursantes de 'Masterchef Celebrity' cuando les vemos en los fogones del programa superar todo tipo de pruebas y el más difícil todavía para mantenerse en él. No solo les mandan preparar platos imposibles, sino que en el camino han de esquivar diferentes trabas. Les hacen cocinar a ciegas, les roban tiempo, les multiplican tareas sobre la marcha, les suman encargos, les piden que se puteen entre ellos. Al final lo de menos es que sepan cocinar bien o mal, sino que tengan la fuerza suficiente para resistir. Para mantenerse firmes ante la adversidad, y ante un jurado implacable.

Hay que ver lo poco que se cortan Samantha, Pepe y Jordi a la hora de dar sus opiniones sobre el trabajo de los participantes. No tienen piedad y se mantienen firmes aunque vean al aspirante derrotado, abatido por el cansancio físico y con lágrimas por la presión. Es admirable que a algunos les queden ganas de reír y de hace reír. De entre ellos, mi debilidad es Silvia Abril. Le sobra ingenio y lo exhibe entre receta y receta, con sus compañeros, con la presentadora, con los invitados que van llegando. Lo mismo revive a la niña de Shrek que liga con el ganador de la última edición de anónimos. Es un valor seguro, le pongan en el programa que le pongan. Y encima cocina bien.

Que ya digo que es meritorio, porque lo normal es que los nervios te consuman y que las palabras del jurado te conduzcan al desaliento. Por cierto, que cuando falle uno de los que juzgan en el espacio de TVE podrían llamar a Cristina Villanueva. El domingo daba los nombres de los nuevos implicados en paraísos fiscales como quien lee la lista de los nominados a un 'reality'. Empezó ofreciendo los extranjeros y los nacionales se los guardó para más adelante. Como cuando la Milá no desvelaba la identidad del eliminado hasta medianoche. Pues esta igual, pero con los 'Papeles del Paraíso'.

Cada éxito se cocina diferente, el de los guisos y el de las exclusivas, pero todos pintan igual. Un gran circo. No se vayan todavía que aún hay más. Menos mal que de vez en cuando aparece la Abril para arrancarnos la carcajada.

Fotos

Vídeos