Intermitentes

Vicente Lladró
VICENTE LLADRÓValencia

Las autoridades de Tráfico van a lo fácil: reducciones de velocidad máxima, controles a mansalva con radares por todas partes y, lo último, cámaras para ver si llevas puesto el cinturón de seguridad. Mientras tanto cunde el desconcierto en el respeto a las demás normas de conducción. Lo de los intermitentes es ya escandaloso. Conductores que no los ponen, o que los encienden tarde, o que dan por hecho que poner el que corresponde ya les da pleno derecho a realizar la maniobra que quieren, aunque sea repentina y con pleno desprecio de los que van alrededor, que deberán frenar para facilitarles lo que se les ocurra. ¿Es que no les enseñan? Y lo del carril izquierdo en las autovías va en aumento. Hay una preferencia clara por olvidarse del derecho; en las de tres carriles sobre todo, van repletos el izquierdo y el del medio, y el derecho semivacío, para los camiones ocasionales y otros vehículos lentos. Ya ni siquiera realizan campañas en tal sentido. ¿Para qué?, si no hacen caso. Ni con los carriles, ni con las señales de 'ceda el paso', ni con los carriles de aceleración para incorporarse a las autovías... El que sale quiere tener preferencia; el ceda el paso que tiene debe ser para el que ya está dentro. Y no hay remedio, van a más las muestras de mala educación, porque entre otras cosas no se vigilan ni sancionan estas infracciones, que son muy molestas, suponen desprecios continuados a quienes circulan bien y en ocasiones resultan muy peligrosas. Pero no, se limita el énfasis controlador y sancionador a la velocidad y el cinturón. Da la impresión de que han dicho: son tantos los que circulan y sería tan caro controlar bien a los que van mal, que mejor disciplinarlos a todos para que sientan el temor de que 'te están viendo' y reducir los topes de velocidad. En vez de corregir, que vayan todos bien sujetos y más despacio. Unos por otros. En carro habría menos riesgo.

Fotos

Vídeos