EL IMPRESCINDIBLE

MANUEL ALCÁNTARA

La firmísima decisión del expresident de volver a las urnas tropieza con algunos escollos, ya que don Carlos Puigdemnot está siendo investigado por los delitos de malversación, sedición y rebelión. El fugado de Bruselas deberá recabar el permiso del juez, según le exige el Tribunal Constitucional. Su elección no es fácil porque se le dan a escoger dos cosas indeseables para él: seguir fugado o ingresar en la cárcel. La primera opción es mucho más llevadera porque se ha buscado un buen alojamiento en Bruselas, al socaire de sus partidarios independentistas. La también huida Clara Ponsatí ha declarado a distancia que prefiere nuevas elecciones a cualquier otra solución en la que figure Puigdemont como presidente. En su opinión, que es sólo una parte de lo que propone el resto de los españoles, lo imprescindible es tener Govern.

El mando a distancia tiene inconvenientes incluso para los independentistas, que sólo piensan en una cosa: lograr la independencia y ver qué pasa luego, cuando haya pista libre, incluso para los despistados. Mientras, varias instituciones internacionales le piden a Rajoy que cierre el grifo del dinero a las autonomías, sobre todo para quien no es el único dueño del agua. ¿Es verdad eso que dice otra de las huidas a Bruselas, que prefiere unas nuevas elecciones a cualquier otra fórmula en la que no figure el inevitable Puigdemont? Su mando a distancia le ha convertido en el hombre más impopular de España, al mismo tiempo de ser el más imprescindible, mientras los llamados antisistema redoblan sus esfuerzos para conseguir que España sea ingobernable. La verdad es que lo están consiguiendo con la llamada deuda flotante que ahora nos llega al cuello. Dos de cada tres euros de esa trampa son del Estado, pero creemos que el Estado no es cosa nuestra, sino de los demás.

Fotos

Vídeos