IMPOSSIBLE IS NOTHING

KIKE MATEU

De récord a récord y tiro porque me toca. Así va el Valencia de los imposibles. Convirtiendo en realidad lo a priori impensable. Nadie podía imaginar un arranque de campeonato similar ni un número tan gigantesco de partidos sin fallar. Pero así es la realidad. Recuerdo esto porque, en esta semana de reflexión, Marcelino disfruta del momento repitiendo que lo de ganar la liga es un imposible. Y lo hace bajo el argumento de firmar la cuarta plaza ya mismo sin anestesia. No seré yo quien le discutía nada a Marcelino a estas alturas de la película de ciencia ficción que está protagonizando su equipo de las galaxias. Pero sí me permitiré el lujo de matizar algunas cosas porque muchos imposibles se están haciendo realidad. Punto uno. Si el Barça sigue en este nivel de puntos no habrá liga. Ni para el Valencia ni para nadie. Con más de 100 puntos de proyección de los de Valverde no se puede soñar con nada. Esa sí es una realidad impepinable. Sin hacer nada del otro mundo han cedido dos puntos. Una locura. O equilibra el nivel de juego al de los resultados o se ausenta Messi un par de meses. Con que pasara lo segundo podría ser más que suficiente. Y a eso hay que sumarle que el nivel de puntos del Valencia parece insostenible en el tiempo. Digo 'parece' porque no es demostrable, aunque si racionalmente asumible. Pero a partir de ahí hay datos para el optimismo. En el objetivo Champions el quinto de la liga está ya a siete puntos. Una barbaridad en once jornadas. Ese es el verdadero horizonte y la brecha va camino de resultar inalcanzables para los teóricos rivales. Y luego está el asunto entre el primero y el cuarto. Para pelear una liga es necesario que los dos grandes no estén bien y es constatable que el Real Madrid no lo está tras once jornadas. Una parte de la ecuación. Y, por si faltara algo, el Atleti ha conseguido acercarse a los dos más grandes y también debe estar poco redondo para poder estar por delante. Y objetivamente hablando esto también está pasando. Solo son once jornadas y algunas cosas que deben pasar para soñar por encima de la cuarta, tercera o segunda plaza están ocurriendo. Pero le reconozco a Marcelino que, igual que pasan ahora, pueden dejar de pasar mañana. El Madrid, jugando de pena, está solo a cuatro puntos y el Atleti fallón sigue invicto. Messi no falla nunca y el Valencia está en un nivel inmejorable. Y como todo eso puede cambiar en una liga tan larga, es coherente ser cauteloso y no pensar más allá del objetivo Champions. El más accesible y realista. El otro es un sueño muy bonito que seguirá vivo mientras todo ruede como hasta ahora. Pero si empieza a fallar alguna pieza, que nadie se preocupe. Este Valencia maravilloso merece que le sigamos sonriendo también cuando pierda. Que alguna vez lo hará y el resto no. Supongo...

Fotos

Vídeos