Huelga feminista

JOSÉ-ANTONIO BURRIEL

Si nosotras paramos, se para el mundo». Ese es el objetivo del movimiento feminista que, el próximo jueves, 8 de marzo, ha convocado huelga y paros parciales para reivindicar los derechos de las mujeres y la igualdad. Parar el mundo es casi imposible, pero sí pueden anotarse un logro mayor: que todo el mundo hable del feminismo. ¡Desde luego el éxito ya está asegurado en los medios de comunicación y en las redes sociales, en la respuesta y en el debate! El 8-M no es una huelga cualquiera: los movimientos feministas llaman a parar en los cuidados, en el consumo, en el trabajo y en la educación.

Yo vivo una simple ecuación: Si H (Hombre) es igual a P (Persona); y M (Mujer) es igual a P (Persona); H es igual a M. Defiendo y he defendido siempre la igualdad entre hombres y mujeres; igualdad en derechos y deberes. Estoy en contra de la discriminación salarial y laboral; y de cualquier otro tipo de discriminación. Y, como no podía ser de otro modo, en contra del pensamiento patriarcal, por el que el hombre se considera superior a la mujer, su amo y señor. Reivindico el eslogan del inolvidable Forges: ni yo soy tuya, ni tú eres mío; ni mi amo, ni señor: tú eres tuyo, y yo soy mía.

No hay enfrentamiento, hay exigencia de los mismos derechos, de la igualdad. Y nos hemos de acostumbrar a mirar a todas las personar con una mirada de igualdad, sea cual fuere el sexo, el color, la raza o la religión. Lo proclama solemnemente la Constitución. Se trata de llevarlo a la práctica con justicia. Lo reclaman con esta huelga las mujeres. ¡Lo reclamo también yo! Sigamos avanzando en la igualdad con paso firme. No olvidemos que sin igualdad y dignidad no hay ni libertad, ni democracia. Por consiguiente, tampoco progreso, ni bienestar social. ¡Estamos ante un tema de Justicia!

Fotos

Vídeos