LA HORA DEL ENSANCHE

La presentación hoy del plan participativo de reforma del barrio debe servir para relanzar esta zona de Valencia

LA HORA DEL ENSANCHE
Paco Moreno
PACO MORENOValencia

Pasa por ser uno de los barrios más cotizados de Valencia por el precio de los pisos y su cercanía al centro, pero las carencias se amontonan tanto en Pla del Remei (lo que todo el mundo conoce como el Ensanche) que la jornada prevista hoy en el mercado de Colón debería ser la excusa perfecta para que el Ayuntamiento ponga el foco en estas calles y resuelva problemas de tráfico, jardines, movilidad de los peatones e incluso si me apuran hasta la recogida de residuos.

A las ocho de la tarde se presenta el resultado del proceso participativo que los últimos meses ha servido para realizar encuestas, investigación de campo y reuniones. ¿Cómo quieren los vecinos y comerciantes que sea este barrio? Esa es la pregunta a responder para que sirva de guía al Ayuntamiento a la hora de tomar decisiones y realizar obras.

El ámbito va desde la estación del Norte hasta el viejo cauce, y desde la calle Colón hasta la Gran Vía Marqués del Turia. Pocas bromas con ese trozo de Valencia por su valor comercial e inmobiliario. Hay que hilar muy fino para no cometer errores como los que suma el gobierno tripartito este mandato como el entorno de la Lonja y el Mercado Central, o la Seu y el Carmen, sin ir más lejos.

El equipo redactor del plan, coordinado por el arquitecto José Luis Gisbert, ha recogido todas las opiniones y les ha dado forma en una serie de propuestas, algunas abiertas para seguir debatiendo hasta que sean una realidad. La prioridad de los vecinos es que el entorno de los colegios San Juan de Ribera y Dominicos sea más seguro para los alumnos, sus padres y el resto de peatones.

Más zonas peatonales, aceras anchas, itinerarios seguros desde la Gran Vía Marqués del Turia con pasos de peatones cómodos. Esa es la receta que se ofrecerá al gobierno municipal, que juguetea desde hace años con la idea de un carril ciclista por la calle Isabel la Católica que enlace con el anillo ciclista por un lado y la calle Almirante Cadarso por el otro extremo.

La segunda petición de los encuestados y entidades es que faltan zonas de sombra en el Ensanche. El arbolado actual no es suficiente y en verano la solana está asegurada, para perjuicio por ejemplo de los itinerarios comerciales. En calles supuestamente privilegiadas por la ubicación de las fincas y su calidad, llama la atención que los vecinos pidan algo tan básico.

El Ayuntamiento de Valencia dio un empujón decisivo al barrio con la rehabilitación del mercado de Colón, uno de los proyectos más espectaculares de los que se han realizado en Valencia los últimos lustros. Con los problemas lógicos por la crisis económica hasta que ha encontrado su lugar en la oferta gastronómica de la ciudad.

Después siguió con la reforma de las calles Félix Pizcueta, Pizarro, Hernán Cortés y Conde Salvatierra, dejando de lado de manera inexplicable Isabel la Católica, Grabador Esteve y Cirilo Amorós. Nada se sabe de estas últimas en los Presupuestos municipales.

La asociación de Comerciantes del Centro y el Ensanche aprovecha cada oportunidad para reivindicar estas inversiones, conocedores del beneficio que tiene para muchas tiendas. Itinerarios atractivos y seguros que conecten Ciutat Vella con la Gran Vía Marqués del Turia. Su opinión en el proceso que da hoy el primer paso debe ser tenida muy en cuenta.

Queda el asunto espinoso de qué hacer con la calle Cirilo Amorós. Al equipo redactor ha considerado hasta proponer su peatonalización, aunque la cuestión queda abierta y sobre la mesa. El tratamiento de este importante eje debe considerar los aparcamientos privados, las zonas de carga y descarga de los comercios o el estacionamiento del tráfico ocasional.

En algunas reuniones ha surgido la propuesta pero también opiniones contrarias vistos los antecedentes del paseo de Ruzafa o la calle Ribera. La solución no debe ser cerrar al tráfico todo para que se convierta en una zona saturada de terrazas de bares, sostienen. El argumento se debe al menos considerar desde esta perspectiva.

Antes de eso habría que tener en cuenta la posibilidad de peatonalizar un tramo de Jorge Juan. La eliminación del giro desde Colón parece la excusa perfecta para reurbanizar un eje comercial cada vez más importante hasta llegar a la altura del mercado de Colón. Otro asunto pendiente para el Consistorio, al que hay que pedirle que dedique más tiempo y esfuerzo al Ensanche. El alcalde Ribó ha decidido empezar la precampaña electoral en Torrefiel y no estaría de más que se diera una vuelta por Pla del Remei también para rendir cuentas.

Fotos

Vídeos