HOMENAJE PÓSTUMO A VICTORINO

PEDRO TOLEDANO

Se ha ido Victorino Martín Andrés, y de su figura se ha ocupado todo el toreo. Toreros, apoderados, empresarios, colegas ganaderos, por supuesto aficionados y, como no podía ser de otra manera, la crítica taurina en pleno. Todo aquel que ha tenido oportunidad de manifestarse estos días, ha tenido palabras para ponderar la figura de un hombre, no digo nada original, irrepetible. Su aparición en el mundo del toro fue si no providencial, sí oportuna, y ahora en el momento de su adiós, el reconocimiento ha sido unánime en esa dirección.

Cuando Victorino aparece en el firmamento taurino, a principios de la década de los sesenta, se estaba fraguando lo que años más tarde llegó a concretarse como transición política. Y ese cambio también afectaría a la Tauromaquia. Como toda evolución, también en lo taurino tuvo picos de controversia, y fue el ganadero de Galapagar quien se erigió en el abanderado de los que entendían que el toreo para seguir perpetuándose, tenía que apoyarse necesariamente en la esencia del toro bravo.

Ahí acertó este hombre que comenzó haciendo su aprendizaje organizando festejos menores en el entorno de su solar patrio, en los pueblos recios de la sierra del Guadarrama. Y acertó porque no estaba contaminado del confort de las plazas de fuste y lustre. Conocía a su gente y sabía que para emocionarla, el toro bravo tenía que tener la esencia de la casta, la potencia de la fuerza, y el poder y la presencia que impusiera respeto. De tal manera que cuando cayó en sus manos la ganadería de la familia Escudero Calvo, toros que se asemejaban a su ideal, vio la oportunidad de cumplir su anhelo de ser ganadero de bravo según su credo.

El pasado sábado y a modo de homenaje póstumo, en la plaza de Illescas, tres toreros valientes que piden paso, Emilio de Justo, Pepe Moral, éste indultando al toro 'Jarretero', y Martín Escudero, dieron brillante réplica a un encierro de Victorino, que vino a ser síntesis del tesoro que nos ha legado a quienes sentimos la Tauromaquia como una irrefutable seña de identidad de nuestra cultura. Hasta siempre amigo.

Fotos

Vídeos