Go home

JOSÉ-ANTONIO BURRIEL

En Barcelona, en Mallorca, en el País Vasco... ¡Go home, turistas! Y para que el mensaje quede claro, bengalas en yates y restaurantes, pinchazos en las bicicletas, ataques a los buses turísticos... ¡Go home, turistas! ¿Por qué? Porque los grupos antisistema y anarquistas no quieren que la economía crezca; es decir, para ser ellos los dueños y señores de la sociedad precisan de un entorno empobrecido, fácilmente manipulable con promesas. La dictadura del proletariado, emblema del pensamiento marxista que ha sustentado regímenes totalitarios en todo el mundo -aún permanecen algunos entre nosotros-, regímenes que empobrecieron a los ciudadanos y exterminaron a millones de personas para que el miedo y la muerte impidieran cualquier rebelión en busca de la libertad.

¿Go home, turistas? ¿Qué ganan estos agitadores? Probablemente ellos nada, a no ser que sueñen con subsidios permanentes en su vida. Ellos no ganan nada, tan sólo ser títeres en manos de los grupos que buscan la imposición de sus ideologías políticas, bien sea la independencia, bien sea... ¡la dictadura!; o lo que es lo mismo, vivir a costa de la pobreza de los ciudadanos, y vivir bien ellos, por supuesto.

Y un 'go home' bien sonoro y enérgico a quien, viviendo en un estercolero, tal cual, esparce su 'alimento' en las redes sociales. Con ese estiércol paga a quienes le facilitan buena vida y probablemente más cosas. ¿De quién hablo? De quien llama asesino al opositor de Maduro, de quien le desea que se pudra en la cárcel. ¿Asesino? Para quien vive en el estercolero, defender la libertad frente a la dictadura es 'asesinar'. ¿Será por que siente temor de que sus amiguetes dictadores caigan por los suelos ante la rebelión de los ciudadanos que quieren libertad y no dictadura? Bueno... ¡ni caso! Quien está podrido por dentro y vive entre la podredumbre podría creerse alguien si le hacemos caso. Dejemos que viva entre olores y deseemos que los ciudadanos respiren el aire de la libertad.

Fotos

Vídeos