Hermano jabalí

Vicente Lladró
VICENTE LLADRÓValencia

El Grupo Parlamentario Unidos Podemos ha presentado una proposición de ley de reforma del Código Penal para que se tipifique como delito el maltrato de la fauna salvaje, lo que puede abarcar un amplísimo abanico de situaciones, incluidas las de defensa frente a daños o riesgos para las personas. La decisión de Podemos ha puesto en máxima alerta a las federaciones de cazadores, puesto que ven venir que por dicho camino el propio ejercicio cinegético podría llegar a considerarse delito. Para contrarrestar dicha iniciativa han iniciado contactos con todas las formaciones políticas, incluida la misma Podemos, a fin de defender los intereses de la caza y de todo lo que la rodea. Sin embargo no es sólo la caza lo que se puede ver potencialmente amenazado con esta radical defensa a ultranza de la fauna salvaje. Agricultores y ganaderos de toda España sufren constantemente ataques de la fauna silvestre que diezman sus producciones: jabalíes que se comen o destrozan cosechas, que rompen instalaciones y deshacen estructuras; conejos que roen plantas y árboles frutales, ardillas que agujerean sin parar tubos de riego a goteo, urracas que picotean hortalizas y frutas (además de colonizar nidos de otras aves), topos y ratas que escarban túneles y se comen las raíces, lobos que atacan ganados... La lista es muy larga y los directamente afectados no pueden defenderse, porque son especies cinegéticas y a veces protegidas; sólo cabe recurrir a la caza regulada. Pero si prosperara lo que pretende Podemos, ni eso. ¿Hay que respetar las plagas de ratas, y también la proliferación de jabalíes que causan tantas situaciones de peligro hasta en las carreteras, como hace poco sufrió por ejemplo Marcelino, el entrenador del Valencia? ¿Dejamos que el hermano jabalí se adueñe libremente de los espacios humanos? Pues está en ello.

Fotos

Vídeos