Que nos hagan reír

CARMEN VELASCO

Quizá no vivamos los mejores tiempos para reírnos, ni la persona más feliz sea la que más se carcajea. O quizá sí. Sea como fuere, no todo vale a la hora de ensanchar los labios. Si protagonizas un presunto caso de corrupción se supone que no estás para echar sonrisas al vuelo porque el gesto se puede interpretar como una tomadura de pelo al ciudadano. Tampoco el código penal lo pone fácil para hacer humor: ahí está la revista 'Mongolia' y su litigio con el torero Ortega Cano. Aún así, la risa es necesaria. Sirve de escudo para todos porque está al alcance de cualquiera: de los sabios, de los ninguneadores, de los dueños de nada, de los bienaventurados, de los humildes... Hubo una mujer que se ganó la etiqueta de «la actriz que nunca ríe». Era Greta Garbo, de la que mañana se cumplen 18 años de su muerte. Cuentan desde Hollywood que Billy Wilder rompió la leyenda sobre la intérprete sueca. Que no falten las personas que nos hagan reír.

Fotos

Vídeos