GUEDES, SOLER Y... VIETTO

FERNANDO GÓMEZ

Como diríamos en el argot estrictamente futbolístico: «Derrota honrosa del Girona en Mestalla». Y añado un par de preguntas que incitan a reflexionar y debatir, la primera: ¿cómo hubiésemos ganado si Guedes no llega a estar sobre el terreno de juego? Y la segunda: ¿En cuánto influye la baja de Carlos Soler en el juego del equipo? Por lo demás, no empezó bien el Valencia, los catalanes protagonistas al comienzo, tocando y llevando el control de la posesión, jugando en campo contrario y no concediendo atrás. Pero llegó el gol, ese misterioso elixir que reblandece las neuronas de los jugadores que lo consiguen, incrementa el sentimiento de pánico a perder tan tremendo botín, y que te concede una ventaja en el marcador que afecta muy negativamente al equipo que la consigue. Iban por delante, ante el Valencia y en su estadio, y la decisión fue, dejemos de disfrutar y complicar las cosas al rival, vayámonos atrás, concedamos terreno y posesión, no la queramos más y empecemos a sufrir defendiendo cerca de nuestro portero. El Valencia lo aprovechó, aunque su dominio no se tradujo en ocasiones claras de gol, sí en peligro inminente pero pocas veces concretado, que no llevó al gol del empate hasta que Ramalho desvió hacia su meta una pelota centrada por el portugués Guedes. Sí, Guedes, ese que no queríamos que nos colase Mendes hace temporada y media. Ese que ahora mismo es imprescindible en el juego ofensivo del equipo. Y que si sigue el mismo nivel, va a obligar al PSG a quedárselo por varios años. Que juegue bien, pero no tanto, ya que, al no haber opción de compra, y si fuese regidor deportivo de los destinos del PSG, yo, me lo quedaba. No se lo vendía a nadie. Pero bueno, esto está aún por decidir, y ya se verá. Y después, al otro equipo le sucedió. Penalti señalado a favor del Valencia, segundo gol de los nuestros, ventaja en el marcador, vayámonos atrás y explotemos el contragolpe. Pero el control del juego que lo lleven ellos. Es cierto, que el Girona tiene mucho menos potencial ofensivo que el Valencia, la diferencia de presupuestos a eso conduce, y con problemas para hacer gol, permitiría que cualquier contragolpe bien ejecutado en su desarrollo, último pase y finalización, hubiese supuesto el tercero y definitivo para los locales. Pero no fue así. Neto hizo un par de buenas intervenciones, y los nuestros no acertaron. Sufrimiento final, porqué ventaja de uno no te deja tranquilo casi nunca, y victoria justa eso sí, de los que más la merecieron. Ahora bien, merecer no debería entrar como punto de partida en una valoración entre Girona y Valencia, pero como somos del Valencia, nos agarramos a ello. Ganamos porque Guedes estuvo en el campo, y con un gol en propia meta y otro de penalti. Al Girona. Bueno, mejorarán para los próximos envites. Seguro. Y como siempre se dice, desde la victoria es menos comprometido mejorar. Y más sencillo. Y menos incómodo.

Y lo de Soler ya lo comentaremos. Banda derecha débil en defensa, escasa profundidad, poco protagonismo y falta de frescura, cosas todas que te da el canterano. Ahhhhhh, y Vietto. Ya nos gustaba Lucas Pérez, estábamos llenos de gozo con Sandro y ahora nuestro preferido es Vietto. En fin, las milongadas del fútbol siempre presentes, pero imprescindibles en este mundo tan subjetivo y parcial.

Fotos

Vídeos