GUEDES Y KONDOGBIA SOBRESALIENTES

FERNANDO GÓMEZ

Ya lo comentamos la semana pasada, después de la victoria ante el Leganés. Aún quedan objetivos realmente atractivos por conseguir, sobre todo para los aficionados, y que empujan a los jugadores y su entrenador a mantener el ritmo, la dinámica y la continuidad en la consecución de puntos. Aquellos que te harán alcanzar una cifra que podría significar el récord de puntuación en liga de tres puntos, con veinte equipos en la misma, y con ello, una posición en la tabla por encima de Real Madrid, Atlético, o ambos. Algo muy sugerente sin duda.

Pero no fue fácil. No estamos ganando con demasiada superioridad. Sí que lo están haciendo, aseguran los tres puntos jornada tras jornada, pero cuesta más de lo normal. Y eso que los rivales no se juegan nada. Nosotros tampoco, pero en la mente de Marcelino está presente, con toda seguridad, la obtención de los logros mencionados. Aunque tampoco esto es relevante, ya que resulta hasta comprensible, el ser humano es sustancialmente así, algo de relajación siempre late, y más después del esfuerzo que a lo largo de la temporada han hecho todos los futbolistas. Recordemos lo de plantilla corta y máximo rendimiento.

Una primera mitad equilibrada, ellos empezaron realmente fuertes, sin presión, jugando bien en campo contrario , y llegando al área más de lo que preveíamos. Poco a poco el Valencia se soltó, aunque no demasiado. Llegó el gol y, aparte de un disparo de Kondogbia, hasta el minuto treinta no volvimos a profundizar con cierto peligro. Minutos de acoso, y descanso. No nos hubiese sorprendido un gol de los visitantes, pero ellos no acertaron y los nuestros sí.

La segunda parte fue algo peor, reconocido hasta por el propio míster valencianista. Protagonismo ajeno, no ejercíamos una presión lo suficientemente buena como para no dejarles tener tanto la pelota y meternos atrás. Algunas oportunidades tuvimos, pero tampoco las suficientes como para albergar la esperanza de disfrutar de un resto de partido plácido. Bien por el centro, y bien por las bandas, el Espanyol mandaba, pero no marcaba. Y los nuestros, se limitaban a robar y correr, algo que ciertamente tan bien se les da. Tampoco en esta segunda mitad nos hubiese sorprendido un gol del Espanyol, pero tampoco llegó.

Victoria al fin y al cabo, e importante. En cuanto a los jugadores, muy destacado Guedes, eléctrico, desequilibrante, desborde y velocidad pura. Muy difícil pararlo. Normal que en las segundas partes descienda su aportación, presa del cansancio evidentemente. Él y Kondogbia sobresalientes, el resto correctos y eficientes. Sobrio Neto, aunque más participativo de lo esperado.

Como expresé al principio, no fue sencillo, pero se logró. Ahora, semana limpia y a Barcelona. Bonito e interesante partido. Objetivos motivadores para ambos, y muy atractivo para nosotros. Y vivirlo sin apreturas. Perfecto pues para seguir cumpliendo los objetivos.

Fotos

Vídeos