GmbH

Reverdece la hermandad con Maguncia, que tiene externalizados sectores clave: turismo, eventos, congresos y cultura

Francisco Pérez Puche
FRANCISCO PÉREZ PUCHE

El vicealcalde de Maguncia, Christopher Sitte, tampoco llevaba corbata, el martes, en su visita al Ayuntamiento de Valencia. Sin embargo, en su recorrido por las comparsas de su famoso Carnaval, o en la inauguración de la Pirámide, una discoteca-sala de eventos tan grande como nuestro Ágora, viste impecables corbatas de seda y una elegancia acorde con el estilo de su partido, el liberal FPD.

En diciembre se cumplirán 40 años del hermanamiento entre las dos ciudades y, de entrada, vamos a reconocer que en las páginas digitales de aquella ciudad va casi más información sobre la historia y la cultura de Valencia que en las de Valencia misma. Nos quieren, como quieren a las otras ocho o diez ciudades hermanas, y no han olvidado que 2018 es el año de su Gutemberg y que la imprenta fue una de las razones por las que en 1978, nuestro recordado Miguel Ramón Izquierdo firmó el documento de hermandad con el muy querido 'Jockel' Fuchs.

La socialdemocracia alemana tiene la Alcaldía desde entonces. Aunque siempre con apoyos. La CDU de Merkel ganó las últimas elecciones en Maguncia, pero, como Rita Barberá, no pudo gobernar: los verdes, y los liberales, apoyaron al candidato del SPD como burgomaestre de una ciudad que, con 200.000 habitantes, sigue teniendo dos o tres veces más presupuesto que Valencia. Y una deuda espantosa, de más de 2.000 millones -nosotros rondamos los 620- que cada año se les lleva 50 millones en intereses.

En el reparto de poder de Maguncia, los verdes, claro está, llevan el medio ambiente, la energía y el transporte; los socialdemócratas, la cultura y el bienestar social, y el liberal Sitte, que fue apoyado por el 5 %, lleva como un reloj la economía, el desarrollo urbano y bienes y servicios. Su lema es vender Mainz como capital de una región de una potencia económica extraordinaria, y a fe que cumple el cometido. En sus intervenciones en Valencia, Sitte habló de los hermanamientos entre ciudades como generadores de negocio.

Tengo ahora sobre el teclado la tarjeta de uno de los directivos que le acompañaban. Y me da fe de ello: esta persona trabaja en la empresa MainzPlus CityMarketing GmbH. Que es una sociedad limitada municipal con un consejo de supervisión, presidido por el señor Sitte, en el que se integran representantes de todos los partidos presentes en el Ayuntamiento. La empresa, de propiedad municipal y gestión privada, se ocupa de la promoción, gestión y venta de la ciudad, en todo el mundo, en tres ámbitos: turismo, congresos y cultura. ¿Se imaginan una sociedad limitada en la que Valencia externalizara el turismo, los palacios de Congresos y Música, la programación de teatros y museos, la gestión de las Fallas, la Feria de Julio, el Corpus y el 9 d'Octubre?

Pues por ahí va el mundo, Facundo: GmbH. El reencuentro Valencia-Maguncia va a ser interesante: seguro que se nos pega algo de la querida ciudad, cuarenta años hermana.

Fotos

Vídeos