GAMBEANDO

JESÚS REINA

Hace unos días me fui con un amigo xarero de comida, los dos buscábamos un menú de los regables con copa herbera que dilatara bien la tertulia. La exposición de cada plato fue un cúmulo de conocimiento, un desafío contrapuesto de sabores y texturas, una seducción gastronómica propia de la gran ciudad creativa que somos, pero al despertar de los placeres del gourmet, recordé que estábamos en Sagra.

Los coloquios tienen derivadas, y esta vez después de un sudoroso entrenamiento por les Rotes, las cervecitas nocturnas compensaron el desgaste físico. La señora de mi colega de rodaje me soltó, «pues yo la gamba roja no la he catado nunca, es que no me la puedo permitir». Ensalzamientos aparte, lo cierto es que su prohibitivo precio es cosa ajena para muchos. Todavía recuerdo una reunión municipal en Turismo, allí fue donde por primera vez se presentó la gamba roja como estrategia de sustitución al popular arroz a banda, desde entonces y hasta ahora, Dénia se mueve al son de este primoroso crustáceo carroñero, sin duda, un sugerente concentrado de yodo que a nadie deja indiferente.

Pero la aristocrática gamba es como la alta cocina, vedete necesaria aunque insuficiente. En una ocasión me dijo el ilustre Rafael Ansón, Presidente de la Real Academia de la Gastronomía, «la cocina es la cultura de un pueblo, no son sus estrellas». Me explicó que el arte culinario tiene su desarrollo en la vanguardia, pero también en la nutrición, en el conocimiento generacional, en el equilibrio y la democratización de su oferta, incluso en la tecnología de los alimentos, porque si no, ¿qué haríamos los currantes sin el extraordinario mundo de los congelados?

En el día grande de Dénia, heladito en mano con un amigo de la infancia, acabamos en el concierto de la banda de música, dispuestos los dos a embobarnos de los grandes éxitos de Nino Bravo, aunque a la cuarta pieza de la gamba roja, y sin rastro del de Ayelo, decidimos no damnificar más nuestra jornada laboral retirándonos pacíficamente hacia nuestros aposentos.

Fotos

Vídeos