EL FÚTBOL Y EL 'PROCÉS'

MIQUEL NADAL

En un ejercicio de frivolidad veraniega con causa del insomnio en la lucha contra dos mosquitos noveles que se han instalado y apoderado de la casa de Oliva, uno realiza un análisis del impacto del 'procés' en el mundo del fútbol. Se pueden escribir miles de páginas desde el mundo de la política o del Derecho, pero también desde el fútbol. No detecto ninguna referencia al tema en el proyecto de ley de transitoriedad, a pesar de que el impacto del fútbol no es irrelevante. No hacen más que asaltarme preguntas, que construyen la descripción de una España futura sin la Cataluña futbolística, pese a que España ya se ha convertido en una nación de naciones futbolísticas, que no ha sabido resolver adecuadamente ni el reparto de los derechos televisivos ni el modelo de financiación. Las peñas del Barça en territorio español, ¿reorientarán sus afectos al tratarse de un equipo 'extranjero'? Las numerosísimas peñas del Real Madrid en Cataluña, ¿serán sometidas a un proceso de férrea vigilancia y sospecha de deslealtad? ¿Pretenderá el F.C. Barcelona continuar compitiendo en la Liga Española, como el Mónaco en la Liga Francesa o los equipos de Andorra en las competiciones españolas, en una suerte de Estado asociado deportivo? La denominación del R.C.D. Espanyol, ¿le permitiría asegurar una condición de equipo invitado a participar en la competición? La desaparición del Barça de las competiciones españolas, ¿nos condena a un futuro de hegemonía indiscutida del Real Madrid, sin atisbo ninguno de erosión de su hegemonía? ¿Habrá un casting para ocupar el papel del F.C. Barcelona como protagonista del duunvirato que siempre han protagonizado blancos y blaugranas? ¿Podrá el F.C. Barcelona subsistir financieramente, privado de la fortaleza de participar en una competición poderosa como la Liga, reduciendo su visibilidad a la Liga de Campeones, en el supuesto de que la UEFA permitiera el reconocimiento y la participación del nuevo Estado en la competición? ¿Se habrá hablado de un estatuto especial futbolístico en la cena privada entre Jaume Roures, Junqueras y Pablo Iglesias? Huérfanos unos y otros de sus odios y querellas, y amputados el Barça para el Madrid, y el Madrid para el Barça, qué será la vida de millones de personas, sin polémicas arbitrales ni clásicos? ¿Consentirá Messi renovar con un equipo en esas condiciones de intriga, o la renovación de su contrato está pendiente del resultado del referéndum? Quizá en lugar del artículo 155 de la Constitución, y otros mecanismos similares de compulsión del constitucionalismo comparado, hubiera valido la pena rodar un docudrama sobre una tarde de domingo en Cataluña sin radios deportivas ni carruseles, con la tristeza iluminando la pérdida de nuestros odios y afectos. Esa podría ser una nueva perspectiva. Ya lo decía Michael Corleone en El Padrino II: «Mi padre me enseñó muchas cosas... Ten cerca a tus amigos, pero aún más cerca a tus enemigos».

Fotos

Vídeos