FORD, EN ALERTA ROJA

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

Poca broma esta semana con Ford Almussafes. El pasado miércoles la plantilla estaba convocada a la ratificación del nuevo Plan de Competitividad para la factoría y todo parecía que iba a ser un paseo en barca. La dirección había llegado a un acuerdo con UGT, el sindicato que contó en las elecciones sindicales 2015 con el respaldo del 67,59% de los votos emitidos y 25 de los 37 puestos del Comité de Empresa. Además, CC OO, que dispone de cuatro representantes también apoyaba el 'sí'.

Únicamente STM Intersindical, con cinco representantes en el comité, y la CGT, con tres, eran partidarios de meter la papeleta del 'no' en las 17 urnas habilitadas. Vamos, que de haber habido apuestas, la puja estaba clara. ¿Qué podía salir mal?

La movida estaba en Zaragoza, en la planta de la Opel de Figueruelas, donde la tensión de las negociaciones había llevado a la dirección a amenazar con llevarse el Corsa a otra parte, dejando en el aire la situación de unos 2.000 empleados. La tensión se mascaba en el ambiente y el sector respiró con alivio al conocerse al medio día del miércoles que 2.897 empleados (58,4%) había optado por apoyar el plan, frente a otros 2.008 (40,5%) que llevó su oposición a las urnas. Dieciséis puntos de diferencia... y se calificó el resultado de ajustado.

Mientras tanto, aquí en Valencia se seguía votando con normalidad hasta que se cumplió la hora al final del día y tocó hacer el recuento. Las primeras papeletas hicieron tragar saliva a más de uno. De paseo en barca, leches. A medida que avanzaba el escrutinio, el equilibrio se mantenía y no estaba nada claro cómo iba a quedar el partido.

Al final, 3.096 trabajadores de la empresa dieron el 'sí' al preacuerdo, mientras que 2.482 lo rechazaron, un 51,23% frente a un 41,07%: 10 puntos de diferencia, un margen de seis menos que en Figueruelas.

Después de 10 años de paz social en la factoría valenciana bajo el liderazgo de UGT, es evidente que buena parte de la plantilla no sigue en todo su bandera. Desde la organización sindical se advierte que no es lo mismo un referéndum de 'sí' o 'no' que unas elecciones, donde muchos más factores pesan a la hora de decidir.

Sin embargo, se apuntan dos aspectos relevantes que ayudan a entender el suceso. Por un lado, parte del personal considera que se podía haber sacado más, aunque se ha obtenido unos aumentos salariales que serán del 2,5% en 2019; del 1,5% en 2020 y del IPC real más medio punto para 2021, con la cláusula de revisión salarial con carácter retroactivo, entre otras medidas.

Otra explicación quizás más relevante es que, de los 7.667 empleados de hoy, unos 4.000 no estaban en la empresa en 2015 y pueden no seguir la estela de sus mayores. Si en un año se opta por un comité más cañero, ¿está nuestra economía para aguantar una 'Ford, en lucha'?

Fotos

Vídeos