Familias

Quisieran largos meses de negociaciones, en lujosos hoteles, con grandes personajes como mediadores, a gastos pagados

Francisco Pérez Puche
FRANCISCO PÉREZ PUCHE

Y en la mañana de autos, como emergiendo entre las aguas turbulentas de la radio, la figura profética de Joan Hortalá, presidente de la Bolsa de Barcelona, que dirá lo mismo que todos: que no, que no es conveniente, que el dinero es sensible y se irrita... Tras el 'coitus interruptus', tras ese amago de independencia en directo, lo que asombra no es solo ver a una generación de jóvenes que llora a lágrima viva por la decepción, sino la irrupción de los popes que han estado echando de comer a las tiernas palomas del independentismo durante décadas y ahora calculan solemnes el impacto en el PIB del cambio de sede social de grandes firmas internacionales, que llamamos catalanas por decir algo, pero que son suyas y muy suyas, del abuelo y la abuela, de la espesa trama de dos docenas de familias.

¿Somos independientes o no lo somos?, se preguntaban millones de catalanes en la noche del martes. ¿Y Rajoy, qué va a hacer el Gobierno? La Gran Partida de Mus prosigue y ahora es el Estado el que tiene que envidar. Barcelona necesita mediadores, gente de mucha solera hospedada en el Majestic, a quinientos euros la noche: un elegante Kofi Annan untando con cucharilla de plata el 'tomaquet'. Y largos meses de conversaciones en el Radisson de Oslo o el Four Seasons de Ginebra... a portes pagados.

Joan Hortalá, que fue conseller y presidente de ERC, está casado con María Ángeles Vallvé, que es propietaria de la inversora GVC Gaesco, la mayor firma de brokers de Cataluña, trasladada a Madrid estos días. Entre los dos, marido y mujer, configuran el núcleo duro de BME, la empresa privada propietaria de los mercados bursátiles españoles. Hortalá es uno de los dos consejeros ejecutivos de las bolsas españolas, junto con el presidente Antonio Zoido. Pata negra de verdad. Freixenet, Codorniu, Cola-Cao... y en la cumbre, el Avecrem. Cincuenta años echando pellizquitos de independentismo.

Noche de sutilezas. El independentismo tiene el discurso, la foto, el documento con todas las firmas... y en el anzuelo de una negociación. Y el constitucionalismo, en apariencia, no tiene nada punible que alegar. Conejos y chisteras, guisantes y cáscaras de coco, ases en los puños de la camisa. Este es un juego para grandes maestros. Hay un Joan Vallvé, hermano de María Ángeles y cuñado de Hortalá, que fue conseller y diputado con Jordi Pujol, que ha sido vicepresidente de Omnium Cultural muchos años. Pero es natural: la digna institución que creó el Premi d'Honor de les Lletres Catalanes fue fundada por apellidos tan notables como Carulla, Cendrós, Millet y... Vallvé, el padre, a quien el franquismo encomendó el negocio de fundir las monedas de plata que no troquelaba la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre.

Rajoy y los partidos constitucionales han envidado. En el día de la Fiesta Nacional, la Gran Partida de Mus sigue. En algún rincón hay un café donde se reúnen unos pocos y comentan: «Qué gordos y sanos se nos crían».

Fotos

Vídeos