FACEBOOK

Carmen Velasco
CARMEN VELASCOValencia

Quién iba a decir que una herramienta donde compartir las fotografías de pies en la playa, de comidas opíparas y de morritos tontos podía ser utilizada en su contra y en beneficio político de otros? ¿Quién? Facebook, sin ir más lejos. Mark Zuckerberg nunca ocultó que su invento es una red y, por tanto, una trampa. La mano que mece el poder es azul y blanca y tiene el pulgar hacia arriba. Ahora se ha sabido que los 'me gusta' de más de 50 millones de individuos sirvieron para que Donald Trump conquistara la Casa Blanca. En este asunto todo resulta inquietante, desde el robo de datos hasta el uso electoral de la información personal, pero resulta especialmente aterrador que miles de ciudadanos hayan votado teledirigidos a un candidato presidencial creyendo que lo han elegido a conciencia. Horroriza comprobar que nuestros actos más reflexivos no nos pertenecen. Facebook pasó de ser una red a un laberinto. El Gran Hermano está hecho de algoritmos.

Fotos

Vídeos