¿ES ESPAÑA DE DERECHAS?

Pablo Salazar
PABLO SALAZARValencia

Enfrascados en la pelea descarnada PP-Ciudadanos que marca la agenda política de las últimas semanas, parece pasar desapercibido un dato en el que sin embargo resulta pertinente detenerse. Según la última encuesta del CIS, la suma del voto del centro-derecha a partidos de ámbito estatal alcanzaría el 47% de los votos, mientras que la de las formaciones de izquierdas (PSOE y Podemos) se quedaría a notable distancia, un 39,7%. ¿Significa esto que el país que sociológicamente se definía como de centro-izquierda ha virado poco a poco hacia el centro-derecha? Recordemos que desde las primeras elecciones de la democracia española, en 1977, la izquierda ha gobernado durante veintiún años, a través de dos periodos, el de Felipe González (1982-1996) y el de Rodríguez Zapatero (2004-2011), mientras que la derecha lo ha hecho durante diecinueve, primero con la UCD (1977-1982) y sus dos presidentes, Suárez y Calvo Sotelo, luego con Aznar (1996-2004) y ahora con Rajoy (2011-?). Pero tal vez lo que determina la opción actual de muchos españoles no es tanto la cuestión ideológica derecha-izquierda como la territorial, como consecuencia del desafío soberanista catalán al Estado de derecho y el miedo a la desintegración de España que ha provocado. Y es ahí donde crece Ciudadanos, tanto a costa de un PP al que se ve tibio y complaciente (a la fuerza) con el nacionalismo, como a costa de un PSOE que vive en la esquizofrenia de ser un partido de vocación federal, que acaba de restar poder a sus federaciones y que exhibe una evidente falta de sintonía entre las regiones del centro y el sur (Andalucía, Extremadura y las dos Castillas) con las del Mediterráneo (Cataluña, Baleares, Comunitat Valenciana) y alguna de las del norte (País Vasco). El Gobierno popular cede ante el PNV para sacar adelante los Presupuestos y los nacionalistas vascos aprovechan la debilidad del Ejecutivo de Rajoy para intentar colar el «derecho a decidir» en la reforma del Estatuto. Frente a la ambigüedad de Podemos en Cataluña y su estrategia de ofensiva contra «el régimen del 78» codo a codo con los independentistas y frente a la propuesta del PSOE de una reforma constitucional para avanzar hacia un Estado federal, muchos españoles se declaran en las encuestas partidarios de la recentralización, de la pérdida de poder por parte de las autonomías, especialmente en una competencia clave como es la educación. Este estado de ánimo puede ayudar a entender mejor la evolución del electorado, su inclinación hacia el centro-derecha no por razones ideológicas o económicas sino porque su modelo territorial para España está más cerca de sus intereses y de sus deseos que el que se defiende desde los partidos autocalificados de «progresistas».

Fotos

Vídeos