Enséñeme su recibo de la luz

Vicente Lladró
VICENTE LLADRÓValencia

Las personas mayores acuden a consultar, a los jóvenes que suponen que están al loro, qué pasa que cada dos por tres «viene gente de la compañía de la luz y nos dicen que les enseñemos los últimos recibos de electricidad, porque nos van a hacer importantes rebajas».

Las personas mayores, fiadas de un sistema ancestral que suponen que sigue vigente, en el que la compañía de suministro era una y absoluta y que el Estado tutelaba el estricto cumplimiento de todo, no aciertan a entender de qué van estas novedades que barruntan poco claras. Porque si se trata de «hacer rebajas», está claro, «¿por qué no las hacen y en paz?» La clave está ahí, en que no se trata de eso, sino de cautivar como sea a incautos/desinformados, y saben además que el más amplio nicho de posibles conquistas lo tienen entre gente mayor y confiada. El juego consiste en cazar a quien cree que el recibo le ha subido mucho, pero no sabe analizarlo, o está cabreado por algo con la compañía de turno. Si le enseña la factura a quien no debe le va a decir enseguida que ya lo tiene claro, que le están cobrando de más, que su empresa le ofrece un descuento del 10% o 15%, firme aquí y verá. Si logran su firma ya han ganado lo que buscaban: la comisión. Lo que venga ya no será su historia. El cliente piensa que ha hecho bien y tardará meses en darse cuenta de que, con el cambio, le cuesta más que antes; de rebaja nada, lo contrario. Pero como por medio puede estar la calefacción del invierno y el recibo es intrincado, pasa el tiempo y... Además, que usted firmó.

El Estado, todas las Administraciones, que tanto se empeñan en velar por nosotros, sacando normas y más normas para que no nos hagamos buba con nada, permite en cambio que progrese este tipo de engaños consentidos. ¿El mercado es libre? Miren alrededor; según para qué y en qué dirección.

Fotos

Vídeos