DIVINA PALOMETA

Mª ÁNGELES ARAZO

Aunque se han retirado en un 'plis plas' los belenes (escasos desde luego) y la actualidad en esta ciudad tan festiva ya nos obligue a comentar el mundo fallero, no me perdonaría olvidar el recuerdo de 'la palometa'; aquel artilugio con forma de ave blanca que protagonizaba la llegada del Espíritu Santo, desde el cielo pintado en inmenso telón azul con decorativas nubes blancas. Telón instalado en la bóveda de la Catedral para dar brillantez al Nacimiento que se representaba en tiempo navideño. La 'palometa', además, por la que acudían en masa los feligreses, descendía pausadamente y disparando luces de bengala.

En el 'Llibre de Obres de 1440' se halla una completa descripción del Nacimiento que tenía lugar en la tarima escenario colocada entre el coro y el altar mayor. Las figuras principales iban ataviadas con terciopelos y sedas brocadas de brillante colorido, mientras que los pastores se cubrían con retazos de piel y llevaban zamarras, aunque eran los cantores de potente voz. Y aún faltaban los 24 niños que personificaban los ángeles que se asomaban a la barandilla tocando campanillas y cascabeles.

Tramoya, vestuario y detalles mil para la escenografía se empleaban también en otras actuaciones religiosas, aumentando así la realidad que movía la fe. De todos los prodigios representados sobresalía el de Pentecostés, por las lenguas de fuego simulando posarse sobre los apóstoles para infundirles la Gracia, tan necesaria para evangelizar el mundo. Todo perfecto, siguiendo las páginas bíblicas, hasta que en 1469 la 'palometa' provocó un incendio en el retablo que, por fortuna, se atacó rápidamente y, aunque muchos fieles intentaron sufragar los gastos de la restauración, algunos canónigos con cordura, y cansados del teatro, pusieron fin a tanta fantasía, que se aumentaba con un programa de villancicos. O canciones con panderetas y chirimías.

Con los siglos queda demostrado que nuestro pueblo continúa con total vocación teatral; cada año, en los más distintos lugares, se rebusca en el pasado un hecho milagroso o militar para darle vida. Seguimos.

Fotos

Vídeos