DERBI CONTAMINADO

NACH0 COTINO

Es una verdadera vergüenza que el derbi de una ciudad como Valencia se vea absolutamente desnaturalizado por un arbitraje tan catastrófico como el de Medié Jimenez. Lo fue tanto, fue tan rematadamente catastrófico, que resulta difícil hacer una lectura del encuentro que no se vea contaminada por las decisiones de este señor que, obviamente, no debería volver a arbitrar un partido de Primera, Segunda o alevines. Medié Jiménez no robó el partido al Levante. Hizo algo más grave: nos arrebató con su infinita torpeza un derbi precioso. En cualquier caso y atendiendo al juego propiamente dicho, más allá de esas decisiones -como no tengo una bola de cristal que me diga 'qué hubiera pasado si hubiera pitado el penalti de Postigo a Kondogbia o... qué hubiera sucedido si hubiera dado el gol de Coke'- sí creo que el equipo de Marcelino fue superior al de Muñiz. Reconociendo el mérito que tuvieron los granotas que, en ningún momento, le perdieron la cara al partido... el control fue local, el mayor número de ocasiones fue local de manera abrumadora y seguramente, con algo más de acierto, podríamos haber asistido a una goleada bastante abultada. Muy buena noticia para el Valencia que, pudiendo haber acusado el golpe de la Copa y haber seguido languideciendo en la Liga, se mantiene tercero con todos los pronunciamientos favorables para alcanzar el objetivo de la Champions con actuaciones a tener muy en cuenta de Guedes, Carlos Soler y... sobre todo un Santi Mina renacido para el fútbol. Toda vez que -además- el Villarreal pinchó en el estadio de la Cerámica, ubicándose a 6 puntos en la tabla y ahora vuelve a la pelea de la Europa League, los de Marcelino retoman la 'senda de los elefantes': un calendario tranquilo que libera al equipo de la enorme exigencia a la que se ha visto sometido en las últimas semanas. Del arbitraje del domingo y del arbitraje en general... lo que digo habitualmente en estos casos. Sacando de la ecuación a Real Madrid y FC Barcelona que gozan de un fuero especial y refiriéndome al resto: los clubes no hacen nada por solucionarlo donde deben y cuando deben porque no les interesa más allá de la pose indignada que unge al dirigente de turno como 'palleter a sueldo'. Ni el Valencia tuvo una mala racha por culpa de los árbitros -aunque sea impopular- ni el Levante está en la parte baja por culpa de los árbitros pese a que decirlo, tras lo de Mestalla, resulte igual de impopular entre los levantinistas. Eso sí, los arbitrajes son una verdadera calamidad pero -repito- a los clubes, o... mejor dicho, a los dirigentes les viene muy bien que así siga siendo porque mientras se agita en la calle la protesta por el presunto robo, nadie mira hacia adentro donde se guardan las vergüenzas propias.

Fotos

Vídeos