DEPURACIÓN

CARLOS PAJUELO

Carolina Bescansa, cofundadora del movimiento devenido en partido político Podemos, ha sido «apeada» de la Comisión Constitucional del Parlamento y sustituida por Irene Montero. Una víctima más del orgulloso Iglesias. La disensión se paga y la maquinaria, bien engrasada, del único líder, del amado ha resuelto apartar la piedra en el camino que empezaba a crecer con vida propia.

Discrepar del único y sus adláteres, es un desafío insostenible. Muerte política al descarriado. Las diferencias sobre el comportamiento público del líder, sustanciadas en un apoyo a las ambiciones separatistas de una Cataluña independentista no encajaban con la idea estatal que conforman los principios fundacionales de la formación.

El grupo nacido en la Facultad de Políticas madrileña ha crecido. Hoy es una realidad distinta al compañerismo fecundo. El debate público se ha oscurecido. Hoy es en el seno del núcleo duro del Partido donde se disuelven los debates. Se descabeza la oposición mediante la expulsión. El totalitarismo es un hecho. Otra muesca en el revólver más rápido.

Una discrepancia se castiga con el exilio y la suerte de quienes son depurados es que Iglesias no está en un Politburó estaliniano, porque Bescansa, como mínimo, hubiera obtenido un pasaje para un gulag en su mejor versión o sería pasto de los gusanos en alguna cheka.

La vocación al mando único del líder podemita, nos enseña las maniobras y el verdadero carácter del ambicioso a ser el único, el que no se arrepiente, elimina cualquier manzana que él considera podrida y se pasa por el forro los acuerdos tomados en Vistalegre II.

Todo empezó con Echenique y Monedero. Especulo que el «cantante de la minga» es un astuto de espíritu jacobino que sopló al oído de Pablo, una advertencia al ver la llegada de la cofundadora llevando a su bebé al Parlamento. Cuidado con la de la teta. Un prime time en los medios y Errejón que copa, con sus gafitas intelectuales, las tribunas mediáticas. Y ahí están los resultados. Dos menos y dos muescas en las cachas del revolver de Pablo.

Fotos

Vídeos