Crisis de ida y vuelta

Cuarto menguante

La UE ha proclamado el fin de las vacas flacas; apártense que vienen las gordas

Vicente Lladró
VICENTE LLADRÓValencia

La Comisión Europea ha proclamado el fin de la crisis económica, de la última; y nosotros, los de a pie, porque nos avisan oficialmente de la efemérides, de que se acabó la época de vacas flacas, que si no, sin enterarnos hasta el momento.

Las autoridades europeas, que para eso son autoridades, han difundido que la economía de la UE está de nuevo en forma, tras sufrir diez años de malos vientos, y han recordado que en este tiempo se ha realizado una importante transformación que permite levantar cabeza.

Naturalmente, se ha podido superar casi todo gracias a las ‘medicinas’ prescritas. Los expertos de Bruselas -los temidos hombres de negro- actúan como los médicos -que van de blanco-: analizan al enfermo, concluyen un diagnóstico, llegado el caso determinan que el paciente quede ingresado, en situaciones más graves incluso en la UVI, establecen un tratamiento, que se va cambiando en función de cómo responda el organismo dañado, se vigilan sus constantes vitales, cuando hay mejoría ordenan que se levante un rato de la cama y dé unos pasitos por el pasillo y, por fin, llegado el día adecuado, se le concede el alta.

Es más o menos lo que acaba de hacer Bruselas: nos ha dado un alta colectiva. Hala, ya no hay crisis, pueden hacer vida normal todos ustedes; que es casi como decir: pueden volver a las andadas, o sea, a lo que hacían antes, y a ver cómo sale. Hasta la otra.

No tiene desperdicio este párrafo de autobombo de la nota oficial de la Comisión: «En la adversidad, las instituciones de la UE y los Estados miembro tomaron fuertes decisiones políticas para contener la crisis, preservar la integridad del euro y evitar posibles resultados peores». No es broma, mientras la tropa dormía, o no paraba de darle vueltas al caletre, porque los problemas de cada cual no le dejaban pegar ojo, la burocracia inmensa de la UE tomaba grandes medidas por nuestro bien general, y nosotros sin percatarnos de tantos desvelos. Entre otras cosas destaca la Comisión «el trabajo para regular el sector financiero, mejorar la gobernanza económica, establecer nuevos marcos institucionales y legales, poner en marcha un ‘cortafuegos’ financiero para la zona euro, apoyar a los países con problemas financieros, mejorar las finanzas públicas, adoptar reformas estructurales e impulsar la inversión, combatir el desempleo juvenil y mejorar la supervisión bancaria». Entre otras cuestiones.

¿Cómo no íbamos a mejorar? Era preciso con tantos remedios puestos en juego. Que usted no lo notará, tal vez, o andará con sus achaques, pero todo no va a ponerse bien a la vez, siempre queda algo pendiente: mucha gente en el paro, sobre todo jóvenes; sectores que no respiran, nuevos nubrarrones que se ciernen, vicios financieros y urbanísticos que resurgen... Pero lo que vale hoy es que se acabaron las vacas flacas en general; es decir, que llegan las gordas. Apártense por si les atropellan, que vienen en tropel.

Fotos

Vídeos