COLUMNAS DE TRUENO

MIKEL PAGOLA ERVITI

Para ser en domingo, quizá Toni García de Mediterráneo se jugó mucho ayer. Experimentó con varias cosas gordas. La primera con los fuegos aéreos: en lugar de hacerlos al norte (donde se planta la falla), los dispuso todos, tanto los iniciales 'de espera' como los de acompañamiento de la mascletá y los finales de bombardeo, en un frente en el lateral del lado este, entre Barcas y Correos. Todos salieron de allí, de esa línea. Incluido un golpe, centrado, de confetis de colores representando la bandera del arco iris, por razón de la asistencia, en la plaza, de los deportistas LGTB de los recién concluidos Jocs Taronja. El guiño a estos jugadores, que tuvo que prepararse con pocos días de tiempo y a petición del Ayuntamiento, se hizo con cañones de aire comprimido, no de pirotecnia, por eso, quizá, no alcanzó una altura suficiente aunque sus colores y la bandera gay que representaban, sí fueron muy reconocibles y realmente vistosos. La segunda y todavía más arriesgada apuesta por cambiar el orden físico de las diferentes partes de la mascletá en la plaza fue la relativa a la disposición del terremoto. En lugar de seguir al cuerpo terrestre en su avance hacia el sur (hacia Telefónica-Marqués de Sotelo), y encenderse en el centro, el final terrestre se inició dando un salto. Pero no el típico de, cuando se hacen estas cosas, irse a Correos, sino uno inusual de volver a la punta estrecha de la plaza, al norte. El fuego y el sonido, saltaron otra vez a la casilla de comienzo del espectáculo. No tuvo, por tanto, encendido natural, sino 'enlatado', digamos, con ignición eléctrica. Eso sí, esta parte final terrestre entró con tres ramales (muy bien, porque no hace falta más) y creció bien hasta llegar al sur, donde, mediante otra 'botonà' a mano, continuó para introducirse en zig-zag hasta el centro de la plaza. El bombardeo aéreo posterior final, estuvo menos fino porque quedó algo disgregado hasta en cuatro tandas demasiado separadas entre sí y porque tuvo flecos finales. Pero, estéticamente, la imagen de la construcción de cuatro altas y potentes columnas aéreas de trueno me gustó.

Fotos

Vídeos