La carta de Hacienda

FÉLIX GARRIDO GIL ALBERTO ASENSI PATERNA

Recibir una carta con el membrete 'Gobierno de España - Ministerio de Hacienda', normalmente nos acelera las pulsaciones, porque nunca piensas que el director general de Personal, de forma personal, nos desee felicidad y nos envíe un cordial saludo. Recuperado el sosiego, vemos que el motivo de tanta amabilidad responde a informar a las clases pasivas que nos han «revalorizado» la pensión un 0,25 %. Traducido al lenguaje román-paladino («el que suele el pueblo fablar a su veçino») supone para las pensiones privilegiadas un aumento de: 6,43 euros. Sería motivo para agradecer al Gobierno este detalle si esta 'subida' no fuera una discriminación para las clases pasivas, viendo que el incremento de sueldo para los diputados es de un 1,5% (el sueldo base quedaría fijado en 2.884,64 euros mensuales) y un 7,25 % en tres años para los funcionarios. Durante más de cuarenta años, estas clases pasivas de hoy estuvimos cotizando, y lo seguimos haciendo (un IRPF entre el 16 y el 20%) y esa entrega y colaboración merecen un respeto y un agradecimiento. No se debe olvidar que los gobiernos-diputados-senadores- miembros de los partidos políticos- si ostentan esos cargos fue gracias al trabajo y las enseñanzas de estos jubilados que hoy quieren olvidar. Que su nómina debe soportar los efectos del paro y las carencias económicas de su familia. Nuestro agradecimiento por la atención de su carta, señor director general, pero decirnos que la «revalorización» de nuestra pensión asciende a 6,43 euros es una discriminación que las clases pasivas no merecen. «Junto a nuestros deseos de felicidad para este año, le enviamos un cordial saludo».

Fotos

Vídeos