CAMPAÑA CONTRA LA GRIPE

La gripe es una infección vírica que se caracteriza por la aparición súbita de fiebre alta, dolores musculares, cefalea y malestar general importante, tos seca, dolor de garganta y rinitis y se recupera en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico.

El virus se transmite con facilidad de una persona a otra a través de pequeñas partículas expulsadas con la tos o los estornudos y suele propagarse rápidamente en forma de epidemias estacionales. Lo más efectivo para evitar la propagación es seguir unas buenas prácticas higiénicas.

Lavarse las manos con frecuencia es la principal medida, deben lavarse de forma completa con agua y jabón (durante 15 o 20 segundos) o en su defecto con una solución hidroalcóholica (frotar 30 segundos en las manos hasta que estas estén secas).

Si necesita toser o estornudar cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo de papel, que inmediatamente después tirará a la basura. Si no dispone de pañuelo de papel, tosa o estornude sobre la manga de la ropa (en el hueco del codo) para evitar contaminar las manos.

Limpie con frecuencia las superficies que se tocan con las manos y ventile la casa diariamente. Si está enfermo, permanezca en casa mientras duren los síntomas, evite el contacto muy cercano con otras personas y no comparta objetos personales.

Vacunarse todos los años contra la gripe es la mejor forma de protegerse y proteger a su familia de esta enfermedad. Cuanta más gente se vacune, más gente estará protegida, incluida aquella con riesgo especial: mayores de 60 años, enfermos crónicos cardiovasculares o respiratorios, enfermos renales, inmunodeprimidos, diabéticos o con obesidad mórbida.

La vacuna está indicada también en: mujeres embarazadas, trabajadores sociosanitarios, personas que cuidan a otros que pertenecen a algún grupo de riesgo, niños/as de 6 meses a 18 años y adolescentes o personas que reciben tratamiento prolongado con ácido acetil salicílico.

También se recomienda vacunarse a los viajeros internacionales y a los trabajadores de servicios públicos esenciales: fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, bomberos, servicios de protección civil, trabajadores de instituciones penitenciarias y en granjas avícolas y porcinas.

Fotos

Vídeos