CAMBIOS DE CONSUMO

MIKEL LABASTIDA

Los datos nos cuentan que los hábitos del espectador han variado y mucho en los últimos años en lo que respecta al consumo televisivo. El visionado tradicional, en el momento exacto en que la cadena programa su producto, es cada vez más reducido. Los espectadores prefieren decidir cuándo y cómo ver televisión y se organizan su propia parrilla, disponiendo de series y programas no vinculados con la actualidad para cuando prefieran. En ese sentido las plataformas de vídeo bajo demanda ganan terreno frente a las cadenas generalistas. Las audiencias de muchos de los estrenos de la temporada arrojan un cambio de tendencia. Cada vez es más complicado conseguir que tres millones de personas se sienten a la misma hora en el sofá para ver un formato concreto. Eso no quiere decir que no lo vean, no, pero no lo hacen en directo, recurren al diferido y lo disfrutan cuando mejor le viene a cada uno. El público se ha acostumbrado a la tele a la carta y los horarios que imponen las emisoras (retrasando el inicio de espacios o alargándolos hasta la madrugada) tampoco ayudan demasiado.

A esta regla escapan los eventos (como el fútbol o citas excepcionales como la entrevista de Évole a Puigdemont) o aquellas propuestas que se disfrutan como una experiencia colectiva que permite interactuar y comentar en redes sociales. A esta modalidad se prestan los 'realities', por ello Telecinco no había acusado hasta ahora el desgaste por los nuevos hábitos. No tiene sentido ver una gala de 'Gran Hermano' o de 'Supervivientes' si no es en el mismo momento en que se ofrece, para poder disfrutar de las sorpresas o de la sorna general. Esta temporada los 'realities', sin embargo, interesan menos y la actualidad desvía nuestra atención.

Y ahí ha estado La Sexta muy hábil transformando esa realidad casi en un 'reality'. Proponen una programación ininterrumpida en la que cada noticia, por nimia que sea, se comenta a tiempo real y entre aspavientos. ¡Última hora, el president Puigdemont ha publicado un tuit!, gritaba la otra noche Ferreras, convertido en maestro de ceremonias como lo fueron la Milá o Jorge Javier. Cambian los tiempos...

Fotos

Vídeos