CAIXABANK SE VA DEL 'AFTER'

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

Si una noche no se liga, hay que aceptarlo con dignidad. Antes del sábado noche, el 'single' demuestra su condición de animal de costumbres y comienza su ceremonia con una ducha rápida. Con su albornoz y frente al espejo, cumple con su proceso de acicalamiento, que dura en función de sus manías y maneras, independientemente del sexo o condición.

Las consultas furtivas al móvil se van haciendo cada vez más seguidas a medida que se acerca la hora de la cena. Sin pareja con la que concertar el encuentro, la mejor opción es la de sumar al menos tres amistades para que, en el caso de que una de las tres ligue, dos se hagan compañía y no acabe nadie descolgado o teniendo que recurrir a la fortuna de cruzarse con algún conocido que, en otras circunstancias, el 'single' habría evitado.

Tras salir de casa y pasar por el cajero, la noche comienza con una cena apañadita en un lugar que convine tres claves: que guste, que no sea caro y que esté en la zona de esparcimiento nocturno, que más le vaya a cada cual según gustos y edades.

Ruzafa, el Cedro, Carmen, Juan Llorens, Cánovas, Avenida de Aragón... para gustos colores y para música pubs o discotecas. Tomar algo, bailar o no hacerlo, charrar, conocer gente nueva o reencontrarse con los de siempre es cosa de la azar o de la voluntad, según se mire.

Sin embargo, hay ocasiones en las que las horas pasan y las pilas se van acabando. Hay noches mejores y otras peores, y, las más de las veces, ese ligue no llega. Cuando la noche está siendo mala, el 'single' sensato sabe que la cosa puede acabar siendo hasta peligrosa con las compañías inadecuadas.

Son las cinco de la mañana y la pista de baile del 'after' se parece más a 'The Walking Dead' que a 'Fiebre de sábado noche'. Alguien se pone bronco, a otra se le cae el gin tonic... Hay quien va a su aire y no quiere rollos, mientras que quien sí los busca, igual es que no lo quiere nadie. Es hora de marcharse.

Caixabank, Sabadell, Banco Mediolanum, Gas Natural, Naturhouse, Oryzon, Eurona, Proclinic, Service Point Solutions, Arquia Banca, Ballenoil o Dogi ya se han dado cuenta de que esa no es su fiesta y las cosas pueden ir a peor. Seguir apurando la noche catalana puede terminar complicando la vida más allá de unas horas o unos días para demasiada gente que depende ellos.

Dicen que el dinero es miedoso, pero quizás sea mejor decir que intenta ser sensato. En todo caso, no suele ser suicida y sobran los motivos para no echar a accionistas, clientes y trabajadores por el precipicio como 'Thelma y Louise'.

Todavía se está a tiempo y los que han dado el paso no se arrepienten en absoluto. Así, en la barra del 'after', Freixenet, Codorníu, Pronovias o Renta Corporación ya buscan en el móvil el número del taxi.

Fotos

Vídeos