CACEROLADA

JESÚS REINA

Exhausto de la dura semana, el viernes por la noche me dirigía al garaje de Barcelona que nos permite ir y volver del Pirineo a cualquier hora. Con los oídos puestos en las últimas noticias radiofónicas de la operata catalana, escuche un bucólico sonido de cencerros. Por mandato de mi subconsciente eleve la mirada buscando la presencia de las vacas ripollencas transitando por la anaranjada avenida, pero nada más lejos de la realidad, sólo era un pensionista que desde un banco golpeaba rítmicamente una cacerola.

Seguí caminando bajo una sonora queja que retumbaba desde las alturas, era una orquesta de vecinos rompiendo la indignación del hormiguero humano. De fondo zumbaba el discordante 'Viva España' del gran Manolo Escobar, porque cada cual tiene derecho a su propia visión de las cosas.

Después de dos años y medio trabajando en la sombra, el equipo de gobierno dianense por fin ha sacado a la luz el Plan General Estructural, entrándole de repente unas prisas electrizantes, renunciando con ello a la necesaria participación para recuperar el valioso tiempo que perdieron durante su relajada misión planificadora. Ante esta infausta situación, los agentes sociales de Dénia han decidido tomar las riendas del asunto organizando talleres, donde los ciudadanos puedan compartir impresiones, resolver dudas y plantear soluciones, aprovechando la información tangible de planos y documentos expuestos, porque ha llegado el verdadero momento de la participación y consultas, aspirando con dicho esfuerzo a un informe final que podrá ser utilizado como anexo por cualquier persona que pretenda alegar.

El ayuntamiento nos ha sorprendido afirmando que ningún miembro del equipo de gobierno asistirá a dichos talleres por no ser oficiales, llegando a apuntar la concejala, «ya sabemos qué intereses mueven a los organizadores de los talleres alternativos a los del Ayuntamiento». Esta opaca actitud resulta decepcionante, siendo la vaga e imprecisa acusación, como mínimo ofensiva e injusta con los voluntariosos vecinos y empresarios, por lo que espero rectifiquen de conducta antes de que provoquen una cacerolada por desconexión social.

Fotos

Vídeos