Busque, compare...

El periodismo en realidad es como un embarazo. No por la duración, que ya quisieran los que van enganchando contrato tras contrato por bastante menos tiempo que nueve meses. Es como un embarazo porque no se puede estar un poco preñado. Así que no se puede hacer un poco de periodismo. Es un bien absoluto y binario. Hay o no hay. Puede ser bueno o malo. Y de hecho, si es malo, ni siquiera se debería llamar periodismo. Eso es otra cosa: puede que propaganda política y simple manipulación, quizá ruido mediático, a lo mejor sensacionalismo lleno de directos o simplemente espectáculo para entretener y pasar el rato. Y al igual que nadie se plantea si en el planeta Tierra hay más o menos gravedad (hay la que hay y si a alguien no le gusta tendrá que irse a la luna) tampoco nadie se plantea si hay más o menos periodismo. Hay el que hay y si no te gusta tu obligación es hacerlo mejor al día siguiente.

Por eso los falsos profetas que prometen más periodismo en realidad están dando menos. Mucho menos. Habría que preguntarse: ¿Más periodismo que quién? Si crees que haces más periodismo que otros, además de tener un problema de ego sobredimensionado, no basta con decirlo: hay que demostrarlo con hechos. O ¿más periodismo que cuándo? Si hoy prometes más periodismo es que ayer no me lo diste todo y me hurtaste una parte, con lo que entonces ni lo de ayer ni lo de hoy -porque mañana me darás otra vez 'más periodismo'- es en realidad periodismo de alta calidad.

Todo este giro argumental un tanto palindrómico y enrevesado es para intentar demostrar que el periodismo no lo es porque lo diga el que lo hace. Es más: sospecho que cuánto más se dice, cuánto más se presume y se llena la boca, menos se hace por una mera cuestión estadística y refranera. Dime de qué presumes y te diré qué periodismo haces. El periodismo es ese derecho ciudadano que tienen los que ven, los que escuchan y los que leen a recibir información objetiva que no necesariamente tiene que ser neutral. Si mañana una asociación defendiera que la Tierra es plana lo objetivo -lo periodístico- sería invitar a partidarios y detractores de la nueva teoría para que defendieran sus posturas en igualdad de reparto de tiempos como en uno de estos debates de campaña electoral. ¿Eso sería periodismo? Técnicamente sí, sería hasta rigurosamente objetivo y plural. Pero hay asuntos donde objetividad y neutralidad están reñidas, ahí no cabe la neutralidad porque la Tierra -entiendo que no hace falta explicarlo en el siglo XXI- no es plana. Y en la defensa del periodismo de calidad tampoco cabe neutralidad: no se puede ser neutral en un bien supremo que ni siquiera es nuestro. Es de los que lo reciben.

Así que recuerda: si alguien promete darte más periodismo, desconfía. Te está vendiendo mercancía defectuosa. En realidad, está dando menos.

Fotos

Vídeos