BUENOS EVENTOS

Héctor Esteban
HÉCTOR ESTEBANValencia

La respuesta del público valenciano a la convocatoria de la Copa Davis ha sido excelente. Es cierto que la presencia de Rafael Nadal, uno de los mejores deportistas españoles de todos los tiempos, ha multiplicado la atención de los medios y de los espectadores. Hoy se decidirá en la plaza de toros el pase a semifinales entre España y Alemania. El canon de la Copa Davis suma 300.000 euros. El impacto económico que genera el evento en la ciudad multiplica por mucho el gasto. No hay mejor promoción turística que una competición deportiva con un gasto asumible. Poco a poco la Comunitat Valenciana ha encontrado el punto de equilibrio con los mal llamados grandes eventos. Una etiqueta con connotaciones negativas que en realidad esconden beneficios importantes para la ciudad que los acoge. Los grandes eventos se han celebrado entre la adoración y el odio, cuando lo realmente importante era organizarlos desde la posibilidad en el gasto. El tiempo ha reordenado los mensajes para que la Comunitat y Valencia vuelven a celebrar acontecimientos alejados de programas electorales precipitados y populares.

Es cierto que la iniciativa privada ha sido un puntal fundamental para que los gobernantes públicos admitan que el deporte es el mejor escaparate para la ciudad. Y en eso hay que colaborar. Los tiempos de la Copa América y de la Fórmula 1 dieron paso a un desierto por convicción y devoción. La Fundación Trinidad Alfonso, por ejemplo, ha situado a Valencia en el mapa con su maratón y medio maratón. El reciente mundial fue prueba de ello. El empeño de Ángel Casero recuperó la Volta Ciclista a la Comunitat, prueba decana a nivel autonómico. Quintana y Valverde ya han triunfado por estas tierras. El éxito de MotoGP en Cheste apartó los prejuicios del Consell y la Volvo Ocean Race da lustre y negocios a la ciudad de Alicante. Ahora llegará la final de la Copa del Rey de Rugby, un deporte en alza y que traerá a Valencia los dos mejores equipos de España. El tripartito, unos con mayor verdad que otros, se ha quitado de encima sus complejos y ha visto que en política todo no puede ser o blanco o negro. La Copa Davis ha sido el epicentro deportivo nacional este fin de semana y en todos los medios se ha hablado de Valencia. Al igual que en el resto del mundo, donde se ha estado pendiente de la vuelta a las pistas del número uno del tenis, Rafa Nadal. A partir del lunes llegará la hora de analizar los datos, de poner en una balanza lo bueno y lo malo del fin de semana y de certificar que Valencia es la mejor ciudad para celebrar. Larga vida a los grandes eventos sostenibles. En ellos está parte del impulso económico de la ciudad.

Fotos

Vídeos