Una buena defensa pero quizá faltó más ambición

FERNANDO GÓMEZ

Difícil de valorar el partido que anoche jugó el VCF en el Nou Camp. En realidad, muy sencillo es contar lo que pasó, pero más complicado opinar si te gustó el cómo. Pero cierto es que se logró lo que se deseaba, llegar vivo a Mestalla y conseguir que la eliminatoria se tenga que decidir en nuestro estadio. Y supongo que como yo, al ver la alineación, muchos experimentamos cierta sorpresa al enterarnos de la elección por parte del técnico, de determinados jugadores como integrantes de ese once inicial. Para mí, y aunque sobre gustos no hay nada escrito, principalmente sorprendido por dos, Vietto y Pereira. El míster sabe mejor que nadie el porqué de su decisión, pero quizá estábamos todos contemplando la posibilidad de jugar con doble lateral en la izquierda, Lato y Gayá, y con Mina o Zaza arriba acompañando al fijo Rodrigo. En cualquier caso, y recordando cómo el Alavés tanto complicó las cosas al equipo catalán, hizo que aunque el VCF tuviera bajas importantes, no dejara de reflexionar, desde el momento en el que Marcelino dio la citación y nos cercioramos efectivamente de las ausencias tan importantes que nuestro equipo iba a tener, si no teníamos claro que la alineación del VCF, independientemente de esas bajas, no podía presentar un once muy superior al de los vitorianos en su último partido de liga en Camp Nou. Así que me dije, no podemos llorar, debemos competir. Y si el Alavés, con la plantilla que tiene lo hizo, nosotros no podemos ser menos. Vamos, incluso estamos obligados a hacerlo mucho mejor que ellos. Y se jugó el partido. Vuelvo a obviar cuestiones arbitrales, sabéis que no me gusta mezclar este tema con el fútbol de ambos contendientes. Y tengo sensaciones contradictorias. El equipo salió derrotado por la mínima, y se jugará el pase a la final en el partido de vuelta. Mejor de lo que muchos esperaban. Pero quizá pudimos comportarnos con algo más de ambición. Defendimos muy bien, eso sí. Algo muy positivamente valorable. Ahora bien, ver a los once tan atrás, ¡ufff!, prácticamente todo el encuentro, me dejó algo paradito. Creo que estuvimos incluso mucho más atemorizados que el Alavés. También es verdad que esto es Copa, doble partido y vuelta en casa. Así que se acepta, algo contrariado, pero se acepta y se comprende. Todos muy atentos, coordinados, tapando todos los huecos y responsabilizados en defensa, saliendo muy pocas veces a la contra. Pocas oportunidades claras del FCB. Mucha pelota rondando las inmediaciones de la portería de Jaume, pero que sólo les sirvió para conseguir un gol. No hay más. Quizá no de la manera que justifica la valía deportiva de una plantilla muy cara a nivel económico, y sobre todo con respecto a la del Alavés, pero efectiva al fin y al cabo.

Fotos

Vídeos