BORRELL, EL MEJOR FICHAJE

Pablo Salazar
PABLO SALAZARValencia

La designación de Josep Borrell como ministro de Asuntos Exteriores es una muy buena noticia dentro de la enorme convulsión que ha supuesto para la estabilidad de España la moción de censura y la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa. Frente a la tendencia actual de políticos tuiteros, atentos exclusivamente a las redes sociales, a su imagen y a hacerse selfis con su perrito, practicando deporte o comiendo paella, el exsecretario de Estado, exministro y expresidente del Parlamento europeo es un dirigente con fondo, un socialista de largo recorrido y discurso propio que no se ha escondido en el conflicto catalán sino que ha dado la cara, ha desafiado las mentiras del secesionismo y ha demostrado en un pequeño libro de imprescindible lectura ('Las cuentas y los cuentos de la independencia') la falsedad en la que se basa el famoso «Espanya ens roba» sobre el que los independentistas han construido su argumentario. La reacción airada del fugado de la Justicia Carles Puigdemont demuestra no sólo el talante del bloque soberanista sino, sobre todo, lo que se puede esperar de ellos y cuál es su auténtica disposición al diálogo. Los ciudadanos están más que hartos del conflicto catalán, completamente saturados de noticias inquietantes, comentarios despectivos cuando no abiertamente insultantes, amenazas y anuncios chulescos por parte de Puigdemont y sus marionetas Torra, Artadi y compañía. Esos españoles que quieren que Cataluña siga formando parte de España desearían una solución rápida, inmediata, casi mágica, que sacara el enojoso asunto de la actualidad diaria, que devolviera las cosas a su estado anterior, que nos permitiera olvidarnos de unos personajes que han llegado a hacerse odiosos. Pero desgraciadamente esta posibilidad no existe, no se trata de un dolor de cabeza que se soluciona tomándose una pastilla, no hay una varita para resolverlo. Y el cansancio del rival forma parte de la estrategia independentista, que no piensa cejar en su empeño. Por todo ello, poner en la cartera de Exteriores a un hombre de Estado como Borrell, respetado internacionalmente por su papel en la Eurocámara, es la mejor manera de combatir eficazmente las intoxicaciones secesionistas, que como acaba de denunciar un periodista francés no se detienen ante nada y llegan al punto de comprar el apoyo de los medios al 'procés'. Por otra parte, nada que sorprenda a quien siga la burda manipulación informativa que cada día perpetra TV3, sin que aquellos que se escandalizan ante lo que supuestamente ocurría en la TVE bajo control del PP hayan ni siquiera levantado la voz. Merece por eso mismo destacarse al exministro de Cultura César Antonio Molina que el martes se preguntaba cómo es posible que con la aplicación del 155 no haya sido intervenida.

Fotos

Vídeos