El bombero político

Deberíamos preocuparnos por saber si el monte es un polvorín y, de ser así, depurar responsabilidades

Mª JOSÉ POU AMÉRIGO

El problema no es el bombero, sino que tenga razón. Ahí es donde deberíamos poner el foco todos, gobierno, oposición y, sobre todo, profesionales. Pero lo más fácil y rentable suele ser enzarzarnos en una guerra política a cuenta del fuego que arrasa la Calderona. O de cualquier otro asunto. Hoy no deberíamos estar hablando de un vídeo incómodo grabado por un bombero enfadado. O por un exconcejal que hace política. Deberíamos preocuparnos por saber si el monte es un polvorín, y podríamos haberlo evitado, y asumir las responsabilidades si la respuesta es afirmativa. Asumirla todos, los de la herencia y los herederos. Ni un monte se echa a perder por falta de limpieza durante un mes ni se soluciona mágicamente en ese tiempo. Y, sobre todo, la prioridad para los valencianos no es el reproche sino las soluciones. Los políticos pasarán, pero si la Comunitat Valenciana se convierte en una prolongación del Sáhara no habrá vídeo viral que lo arregle. Ni tendrá remedio.

Entiendo la molestia de los gobernantes que ven cómo los contrarios hacen uso de los mismos instrumentos que ellos utilizaban para minar al gobierno cuando estaban en la oposición. Cultivar y difundir ideas simples, efectistas y virales resulta de lo más interesante para construir una imagen de desgaste del poder, de un partido o de un político. Y es totalmente legítimo. Como también lo es ponerlo en evidencia.

Pero una cosa es quién denuncia la situación del monte y otra, qué denuncia. Si lo segundo es cierto, no podemos jugar al despiste con lo primero. Es más, poner el acento en su afiliación política es hacerle de menos como profesional. ¿Acaso un bombero del PP es menos técnico cuando evalúa el mal estado de un monte por culpa del matorral y el riesgo que ello supone para su propia integridad y la de sus compañeros? A priori, parece que no. Pensémoslo al revés. ¿Perdía autoridad un bombero simpatizante de Compromís cuando se quejaba de los recortes en política forestal? No debería. Si tiene razón, da igual que sea un exconcejal del PP, un bombero en su tiempo de descanso o un vídeo anónimo. Lo grave es lo que dice y no quién lo dice.

No niego que puede haber un interés político en el vídeo. Pero eso no rebajaría la gravedad de su denuncia si tiene razón. La pregunta que debe contestar el gobierno valenciano es si hay una ley forestal que mejore la anterior del PP; por qué las inversiones previstas y anunciadas hace apenas unas semanas son para el año próximo o si los planes necesarios están aún en proyecto a mitad de legislatura y por qué. Que lo denuncie un miembro del PP puede escamarnos pero no vendarnos los ojos. Buena parte de las denuncias de corrupción en la Administración anterior las difundieron miembros de la oposición, como la misma vicepresidenta, y la realidad está mostrando que no era una mera estrategia política. Lo grave, también entonces, era que tuviera razón. A la vista está.

Fotos

Vídeos