La batalla de Almansa 'À Punt'

La batalla de Almansa 'À Punt'
ANTONIO VERGARA

La villa de Almansa, a fecha de hoy, es muy conocida por varios y buenos restaurantes. Doy fe de dos, Mesón Pincelín (gazpachos y materias primas excelentes) y Maralba (cocina manchega creativa). Por el contrario sólo cuatro mininos guardan en su memoria 'la batalla de Almansa'. Un hecho de armas acaecido hace nada menos que 311 años. El 25 de abril de 1707.

Sin embargo, la televisión valenciana del tripartito y los chaqueteros de siempre (¡ese 'Vicent' de Olivares del Xúquer!) aseguran, por boca de su directora general, 'Ampariues' Marco, que comenzará a emitir, en pruebas, el 25 de abril de 2018, 311 años después de que los ejércitos anglo-alemanes (austracistas) fueran derrotados por Felipe de Anjou -Felipe V, el malo de este destarifo- en Almansa, aprovechando que los comandantes austrófilos comían los gazpachos preparados por unos sencillos pastores, apolíticos.

Los historiados neutrales, y no infectados por el tripartito ni los nacionalistas/catalanistas como Vicent Marzá (el de la 'colla' castellonense 'El Pixaví') o el resto de la 'alegre pandilla'-como califica Sanghai Pierce a su broncos vaqueros en 'Duelo de Titanes'-, han contado lo que fue la Guerra de Sucesión: un enfrentamiento entre los borbónicos y los austracistas. Ni más ni menos. Otra guerra entre dinastías.

La guerra, tras varias escaramuzas en escenarios tan épicos como Fuente la Higuera, la ganó Felipe V. Por cierto, en enero de 2018 cerró un buen bar de este frente de batalla, Las Eras, 311 años más tarde de la Batalla de Almansa, 'que a tots alcança'. Caso de este bar.

Las fuerzas capitaneadas por el archiduque Carlos perdieron ante el denostado Felipe de Anjou. Hoy lo maldicen todos los nacionalistas/catalanistas/independentistas. Para una vez que se derrota a un ejército invasor, encima se vilipendia de por vida a un rey español.

«¡Ay, quién fuera blanco aunque fuera catalán!», reflexión de un negro en una canción de Francesc Pi de la Serra.

Felipe V tuvo como aliado -recuerdo: hace más de 311 años- a Francia, pero este país se encontraba prácticamente solo. Y España, que formaba a su lado, era en aquellos momentos heroicos de Fuente La Higuera y el Mesón Pincelín de Almansa, fundado en 1952, una carga más que una ayuda. Y su imperio americano, indefenso por la falta de una armada eficaz, constituía su verdadero talón de Aquiles. Sus grandes generales ya habían muerto y sus sucesores no podían compararse con los enemigos, Marlborough (en España le llamaban, en traducción muy libre, 'Mambrú') o Eugenio de Saboya. Winston Churchill fue uno de los descendientes de 'Mambrú'. La gran vencedora fue Inglaterra.

Aquello fue, simplemente, una guerra de sucesión entre varias potencias, y no una maquiavélica artimaña preparada de antemano por Felipe V de Borbón para impedir la 'inmersión lingüística' de Jordi Pujol, Puigdemont o Vicent Marzá. Este último es miembro de la 'Colla El Pixaví' de Castellón, cuyo 'cau' es una pequeña planta baja, para qué nos vamos a engañar. En este 'cau' -u otros- durante las fiestas de la Magdalena se puede saborear lo más popular, folklórico y simplón de la ideología 'de poble'.

Lo patético es que Marzá y sus cómplices del tripartito no desistan en catalanizar 'doucement' a la enseñanza y la sociedad valenciana. Bien mirado, si hubiera sido derrotado Felipe V cerca del futuro Mesón de Pincelín, hoy hablaríamos inglés y alemán. Y el catalán del tripartito sólo lo enseñarían en la 'Colla El Pixaví'.

Todos los políticos independentistas y sus pardillos sacristanes se han inventado una historia falsa, emocional y rudimentaria.

Acabo de leer al historiador catalán Jordi Canal, nacido en la Cataluña profunda y paleta. Pero Canal no es 'd'eixe món': «Nosotros los catalanes no tenemos casi nada en común con los catalanes de 1714. Es una invención como muchas otras del nacionalismo. Soy muy reacio a ver continuaciones de larga duración en las sociedades» ('Con permiso de Kafka: el proceso independentista en Cataluña', editorial Península Atalaya).

¿Qué nos depararán Ampariues Marco, Vicent y los demás el 25 de abril de 2018 en 'À'? '¡Arremangat un camal!'

Fotos

Vídeos