El banquillo de los buenos

ROSA BELMONTE

El narcotraficante de hachís Laureano Oubiña demandó a Carmen Avendaño, presidenta de la asociación que aglutinó a las madres de toxicómanos en Galicia, por decir: «Sabemos que también traficó con otro tipo de drogas». Ahora, con el juicio señalado, se reafirma: «No dije nada que le pudiese desprestigiar». El Supremo ha dado la razón a Gloria Viseras. La exgimnasta fue condenada por la Audiencia de Madrid tras acusar de abusos a Jesús Carballo (la causa se archivó porque los hechos habían prescrito y no se investigó más). El Supremo reconoce a Viseras su derecho a denunciar aunque no tuviera la rigurosa prueba de veracidad que le exigía la Audiencia (nunca la habrá en los abusos a menores). Un tribunal animando a no denunciar, vaya. El otro día contaba Catherine Millet que una abogada violada de joven desaconsejaba a sus clientas denunciar e ir a juicio porque eso sólo te hace prisionera del sufrimiento. Y hasta te pueden mandar al banquillo.

Fotos

Vídeos