Arrogancia

ROSA BELMONTE

Ziad Dourei, director de 'El insulto', dice que la izquierda es esnob, arrogante y elitista. De todos los males que puede exhibir la izquierda (o la derecha) el esnobismo no es el peor. Y no sólo porque 'El libro de los snobs', de Thakeray, sea uno de mis favoritos. Al elitismo tampoco le pongo pegas si no impide el servicio público. Otra cosa es la arrogancia. El lunes, en los ERE, declaró Carmen Martínez Aguayo. Aparte de la arrogancia que supone no leer los informes que le pasaban, destacó el retintín. El tribunal le recriminó el «tono arrogante» por los «ya le he dicho que no» o «está mezclando cosas» al fiscal. A un vecino que pide el soterramiento del AVE en Murcia le han aplicado la Ley Mordaza y 1.000 euros de multa por alterar el orden público (cruzaba el paso de cebra continuamente ralentizando el tráfico) y por «comer pipas en actitud desafiante». La arrogancia con el superior no conviene. Arrogante y tonto es un grado más.

Fotos

Vídeos